El diputado de Qom, Ahmad Amirabadí, denunció este lunes que en esa ciudad iraní han muerto al menos 50 personas por coronavirus y que se debería poner en cuarentena la urbe, aunque el Ministerio de Salud negó estos datos e insistió en que en el país hay doce fallecidos.