La directiva de la UDI, encabezado por su presidenta y senadora Jacqueline van Rysselberghe, emitió una declaración en la que manifiesta que el partido no está en condiciones de participar en negociaciones políticas mientras no cese la violencia en Chile.

La timonel del partido oficialista señaló que “queremos decirle a Chile y a nuestro gobierno, la UDI no está disponible para negociar mientras no cese la violencia. Cualquier conversación democrática solo se puede llevar a cabo en un ambiente de paz. La UDI pone como condición para cualquier diálogo, el restablecimiento del orden y de la paz”.

Dicha declaración se da cuando el Gobierno propuso un proceso para crear una nueva Constitución a través de un Congreso Constituyente.

“Desde la UDI queremos manifestar nuestro más absoluto rechazo a todos los actos de violencia y vandalismo que están sufriendo los chilenos y que imposibilitan el normal desarrollo de la vida de las personas y que afectan gravemente la paz social”, agregó Van Rysselberghe.

Añadió que “hoy ha sido un día especialmente duro, que se ha traducido que millones de chilenos no han podido llegar a sus trabajos, se han visto amenazados en su integridad física y que tienen miedo”.

Afirmó que “en la UDI levantamos la voz para decir basta, basta de violencia, basta de odio, basta de intransigencia, queremos un país en paz, donde puedan convivir las distintas ideas y dónde entre todos construyamos un Chile más justo”.

La senadora gremialista también expresó que “la izquierda extrema y antidemocrática no entiende que a través de la violencia sólo genera mayor pobreza y mayor desigualdad”.

“Esto ha sido muy duro, cada día nuevo de violencia significa en la vida de millones de chilenos menos oportunidades, menos trabajo, más incertidumbre, más pobreza y constante temor”, aseveró la senadora.