Falta algo más de cuatro meses para que los estadounidenses decidan en las urnas la reelección de Donald Trump y la campaña empieza a bajar al barro. El presidente de EE.UU. ha utilizado su plataforma favorita, Twitter, para atacar la capacidad de su rival, Joe Biden, el candidato ‘de facto’ de los demócratas.

Trump acostumbra a utilizar motes despectivos con sus rivales políticos. Al candidato demócrata le llama «Sleepy» (‘adormilado’, ‘lento’) Joe, en una acusación de deterioro mental de Biden. Este domingo fue un paso más allá y aseguró que «nadie quiere una persona con bajo coeficiente intelectual a cargo del país, y ‘Sleepy’ Joe es sin duda una persona de bajo coeficiente intelectual».

Trump, que se ha calificado a sí mismo de «genio muy estable», compartió después vídeos colgados en la misma red social, un miembro del equipo de comunicación de la Casa Blanca, con ataques y mofas a Biden. En uno de ellos, un vídeo de propaganda electoral, se asegura que Biden está «claramente disminuido» y que no tiene «la fuerza, el vigor y la fortaleza mental» para ser presidente de EE.UU. Biden tiene 77 años y Trump acaba de cumplir 74. El argumento de la salud física y mental ya lo utilizó el presidente en la campaña de 2016 para atacara a su entonces rival, Hillary Clinton.

Ahora necesita deteriorar con urgencia la imagen de Biden, que ha abierto brecha en las encuestas en medio de la crisis sanitaria y económica por la pandemia de Covid-19 y de las protestas por los abusos contra la minoría negra. Una encuesta publicada esta semana daba una ventaja de 14 puntos al candidato demócrata, una distancia poco habitual entre candidatos presidenciales a esta altura de la campaña.

Los mensajes con ataques a Biden se producían después de que la cuenta de Trump eliminara un tuit en el que aplaudía a un grupo de jubilados que se manifestaban en su favor en una zona residencial de Florida. «Gracias a la buena gente de The Villages», dijo en referencia a esa colonia de jubilados cerca de Orlando. Al comienzo del vídeo, uno de los manifestantes pro-Trump grita «¡Poder blanco!», un lema racista. Trump borró el tuit y la Casa Blanca dijo que el presidente «no escuchó» ese comentario. «Lo que sí vio fue el gran entusiasmo de sus seguidores», añadió el comunicado.

Tim Scott, el único senador republicano negro, dijo que el tuit de Trump era «indefendible».

Cortesia de ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here