WASHINGTON, EEUU. El presidente estadounidense Donald Trump anunció el domingo que el líder fugitivo del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, murió en una incursión de las fuerzas especiales de Estados Unidos en el noroeste de Siria, lo que supuso un duro golpe para el grupo yihadista.

Bagdadí se suicidó durante la redada al detonar un chaleco suicida, dijo Trump en un discurso televisado desde la Casa Blanca.

Los resultados de las pruebas realizadas después de la redada habían identificado positivamente a Bagdadí, dijo.

“Era un hombre enfermo y depravado y ahora se ha ido”, dijo Trump, refiriendose al lider del Estado Islámico.

Asimismo añadió que “mucha” de la gente de Bagdadi fue asesinada, y añadió que al suicidarse, Bagdadi también mató a tres niños.

Las fuerzas estadounidenses no sufrieron pérdidas, dijo. También agradeció a Rusia, Turquía, Siria e Irak por su apoyo.

Bagdadí era buscado desde hace mucho tiempo por los Estados Unidos, como cabeza de un grupo yihadista que en un momento dado controlaba importantes áreas de Siria e Irak, donde declaró un califato.

Servicio informativo:   noticiasporelmundo.com  

El Estado islámico ha llevado a cabo atrocidades contra minorías religiosas y ataques en los cinco continentes en nombre de una visión radical del islam que horrorizó a los musulmanes mayoritarios.

Con información de:    es.reuters.com