Con el cumplimiento de las debidas medidas sanitarias para evitar la propagacióń de COVID-19, autoridades de El Carmen (Manabí), Quinindé (Esmeraldas) y Santo Domingo (Santo Domingo de los Tsáchilas) realizaron sesiones solemnes por sus 53 años de cantonización, respectivamente.

En El Carmen, la reunión estuvo marcada por el distanciamiento físico y el uso de mascarillas, en la explanada de la terminal terrestre en construcción.

Con un minuto de silencio en honor a las víctimas de la pandemia, Rodrigo Mena, alcalde de ese cantón manabita, junto con un reducido número de asistentes dio inicio a la ceremonia que estuvo matizada por la entrega de más de 30 reconocimientos a personas destacadas del cantón, y homenajes post mortem.

Tania Mendoza, vicealcaldesa del cantón, destacó que este aniversario fue especial, pero muy significativo por los momentos que se viven.

Gustavo Moreira, concejal del cantón, recordó a quienes llegaron a esas tierras y trabajaron en la obtención del caucho, y así poco a poco fueron engrandeciendo lo que hoy es El Carmen.

Mena resaltó las obras que ha emprendido a pesar de la crisis económica y agregó que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) local decidirá si siguen en semáforo rojo o cambiar a amarillo este 6 de julio.

Quinindé y Santo Domingo

Con recesión económica por la pandemia del COVID-19 y la pudrición del cogollo (PC) que afecta a las palmicultoras, el cantón Quinindé (Esmeraldas) también recordó sus 53 años de fundación.

Unos 2500 comerciantes informales y unos 500 informales conviven con problemas financieros por el cierre parcial de locales por el toque de queda y semáforo rojo sanitario, relató Jeanine Espinal, presidenta de la Cámara de Comercio de Quinindé.

Fabricio Valencia, vendedor de ropa confeccionada, dijo que esta restricción obliga a los quinindeños a comprar desde calzado hasta herramientas en Santo Domingo de los Tsáchilas y otras localidades cercanas.

Algunas calles de Quinindé permanecen cerradas con vallas metálicas para restringir la movilidad de ciudadanos y vehículos por la zona urbana comercial.

La sesión solemne municipal se instaló a las 09:30 de este viernes, en el sector La Puntilla, con unas 40 personas, los 9 concejales y el alcalde Carlos Barcia.

En el primer año de gestión administrativa municipal, el primer personero reseñó las denuncias en Contraloría y Fiscalía, por presuntas irregularidades de ex alcaldes.

Para pruebas de COVID-19, el Municipio asignó $7000 a un laboratorio privado de Santo Domingo de los Colorados. Al igual, el Centro de Aislamiento Temporal de 18 camas para pacientes en menor grado con coronavirus.

También otros $6 millones se utilizaron en cinco obras emblemáticas y complementarias.

Por otro parte, en Santo Domingo se cumplió con un acto cívico y una sesión solemne. El vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner compartió la jornada con el alcalde del cantón, Wilson Erazo y colocaron la primera piedra para la construcción del sistema de alcantarillado sanitario y pluvial de esa localidad.

El Cabildo develó una serie de bustos en honor a ilustres ciudadanos que han colaborado en el progreso de la ciudad. (I)



Cortesia de El Universo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here