Tras un mes del paro, Conaie radicaliza posturas | Política | Noticias

Quito –

La amenaza de movilizaciones acecha al gobierno de Lenín Moreno, en medio de nuevas exigencias del movimiento indígena, como de que sus propuestas sean acogidas en la planificación de la política económica del país. 

Las divergencias se mantienen entre los dos sectores, pese a que ha transcurrido un mes del diálogo televisado entre el mandatario y los dirigentes de dos colectivos indígenas, que puso fin a un paro nacional de once días en rechazo a la eliminación de los subsidios a los combustibles.

 Ese domingo 13 de octubre, la Confederación de Nacionalidades Indígenas  del Ecuador (Conaie) junto con otros líderes, como el Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas del Ecuador (Feine), obligaron al jefe de Estado a derogar el Decreto 883 que eliminó los subsidios, por la presencia de violentas protestas. Al siguiente día, el decreto se derogó y se debía elaborar uno nuevo. La ONU, que sirvió de mediadora, mostró hasta una foto de los nueve voceros indígenas que estaban en esa tarea.

Han transcurrido 31 días y el decreto no existe. Y la Conaie decidió el 17 de octubre no participar más en los diálogos.

Al contrario, instituyó un Parlamento Popular de los Pueblos, con la participación de 180 organizaciones sociales, con el que armó un proyecto de alternativas económicas que presentó al régimen para que esa sea la base de su planificación.

Una filial de la Conaie, la Confeniae (Confederación de Nacionalidades Amazónicas), advirtió al Gobierno que si no acata ese plan económico, se movilizarán. El presidente de la Conaie, Jaime Vargas, respaldó esa posición; y el sábado, al salir de la Comisión de Régimen Económico en la Asamblea Nacional donde se debate el proyecto de ley urgente de crecimiento económico, dijo que “nadie está diciendo que están llamado a la movilización”.

Sin embargo, “los discursos del Gobierno están caotizando, son provocativos. Eso hace que el pueblo tome decisiones”.

Tenemos que seguir en procesos de rechazo, resistencia, de propuestas (si no se toma en cuenta su propuesta económica). Esperamos que la Asamblea discuta nuestra propuesta”
Jaime Vargas, presidente de la Conaie

Carlos Sucuzhañay, presidente de la Ecuarunari, otra filial de la Conaie, aseguró que sus propuestas no “son antidemocráticas, sino colectivas”.

Y cree que no se está haciendo “ninguna advertencia ni condicionamiento”, pero sí están ‘alimentando’ sus alternativas económicas.

Y mientras lo hacen, el movimiento indígena toma posturas radicales con sus coidearios: se revelaron supuestos acercamientos con actores políticos relacionados con el expresidente Rafael Correa.

El sábado, Vargas junto con el presidente del movimiento Campesino de Cotopaxi, Leonidas Iza, se opusieron a ese nuevo cuerpo legal. Con ellos estaba la exlegisladora Lourdes Tibán, cuya presencia les había molestado.

Eso se ventiló en lo público, a través de un boletín de prensa firmado por Vargas, en el que se mencionó que “la Conaie no se responsabiliza ni avala las acciones o declaraciones de Lourdes Tibán que de manera malintencionada o descontextualizada se intenten atribuir a la dirigencia de la Conaie”.

Por eso, ahora está “desautorizada cualquier vocería extraorgánica y a título personal. El único vocero” es Vargas.

Tibán no sabe qué pasó. Pero sospecha que son “celos de liderazgo”. “Cuando uno lleva años en la dirigencia, no importa quién esté a tu lado; pero cuando alguien llega de la noche a la mañana a ser famoso, dice cuidado me quitan el poder que tengo. Yo seguiré en las luchas”, expresó.

No puede haber ninguna alianza con la Revolución Ciudadana, a la que hemos atacado diez años. Yo llamé a decir que de dónde ha sacado eso. Yo no sé de dónde salen tantas cosas”
Lourdes Tibán, exlegisladora

Ese mismo día, el analista económico Pablo Dávalos, quien ha acompañado a la Conaie en la construcción de su proyecto económico, hizo una revelación en Twitter.

“Se está articulando un frente común con los asambleístas de RC (Revolución Ciudadana, afines al expresidente Rafael Correa) y de PK (Pachakutik) contra la ley de crecimiento económico (de ahí la presencia de Tibán, asesora parlamentaria). Las consecuencias de esta ley son más graves que el Decreto 883. La unidad es posible y la estamos construyendo”, escribió.

Horas después borró ese tuit, pues la Conaie le respondió: “(…) Desmentimos este ‘frente común’ entre RC y PK. Toda acción es sujeta a la decisión de nuestras bases. Nuestra lucha es frontal contra el FMI, la década robada y la derecha”. (I)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *