El objetivo es lograr la apertura de mercados a productos y servicios, atraer inversiones y talentos para generar empleos de calidad.

Los nuevos lineamientos de la diplomacia indican la apertura de nuevos mercados y traer inversión de calidad para que «los jóvenes puedan soñar con construir un proyecto de vida en la tierra que los vio nacer», anunció el canciller.

El canciller Ernesto Talvi presentó este martes un nuevo plan de diplomacia comercial. El objetivo del mismo es «generar empleo de calidad» para los uruguayos y, sobre todo, que «los jóvenes puedan soñar con construir un proyecto de vida en la tierra que los vio nacer», dijo Talvi en conferencia de prensa.

Sostuvo que la diplomacia económica y comercial trabaja a tres niveles: regional, multilateral y bilateral. «Y trabaja como una suerte de cadena de producción con dos unidades productivas bien claras: la diplomacia de negociación, implementación, administración, actualización y modernización de acuerdos comerciales, y la diplomacia de promoción y concreción de negocios para el país», explicó.

«La diplomacia de negociación a nivel multilateral se canaliza fundamentalmente a través de la Organización Mundial de Comercio. La negociación regional es una parte absolutamente crucial de nuestra diplomacia económica y comercial porque es la que realizamos en conjunto con nuestros socios del Mercosur», señaló Talvi.

El canciller además, destacó el momento histórico de las negociaciones en las que está involucrado el Mercosur y explicó que están trabajando para cerrar en el segundo semestre los acuerdos con la Unión Europea (UE) y con la Asociación Europea de Libre Cambio que incluye a los países europeos que no son parte de la UE.

«No solamente habremos de cerrar acuerdos históricos para el país, es un momento histórico porque simultáneamente a esto se están negociando acuerdos con países como Canadá, Singapur, Corea y en la puerta está la posibilidad de iniciar negociaciones con mercados tan importantes como Vietnam e Indonesia», anunció el jerarca.

«Nunca antes hemos negociado tantos tratados con regiones y países tan importantes y diversos de manera simultánea. La diplomacia económica comercial no solo tiene que modernizarse, necesita más recursos humanos altamente especializados para estar a la altura de los desafíos que se le plantean. La inversión bien valdrá la pena», sostuvo.

Por otro lado, en cuanto a la diplomacia de negociación el abanico «es muy amplio», explicó. Se trata de los acuerdos comprensivos de comercio como el que existe con México, acuerdos de menor escala como el de Estados Unidos y otros que apuntan a la protección y promoción de inversiones, subrayó. «Todo el abanico desde lo pequeño hasta lo grande que facilita la penetración de nuestros productos en los mercados y la llegada de inversiones», remarcó.

«Esta diplomacia de negociación tiene que ser necesariamente complementada con una diplomacia de promoción y la nuestra va a estar orientada fundamentalmente a la concreción de negocios para el país», agregó.

En este sentido, Talvi destacó que la estrategia estará enfocada en colocar los productos agropecuarios, a los que consideró como «el motor de nuestra economía», así como también a aquellos que tienen potencial de crecimiento, como el software, la industria audiovisual y los servicios globales.

«La nueva diplomacia de negociación que operará a todo nivel habrá de complementarse por una diplomacia de promoción que estará orientada a concretar negocios de alto impacto para el país: orientada a colocar nuestros productos priorizando estratégicamente aquellos que son parte de nuestra cadena agropecuaria y agroexportadora tradicional y aquellos de altísimo potencial de crecimiento como el software, industria audiovisual y servicios globales», apuntó.

«Será una diplomacia de promoción orientada a atraer inversiones en industrias estratégicas que permitirán la sofisticación productiva, la generación de empleos de alta calidad y un desarrollo geográfico armónico para el país que a la vez sea cuidadoso con el medio ambiente. Y será una diplomacia de promoción orientada a atraer talento, migración calificada y a trabajar estrechamente con nuestra diáspora para conectarnos con inteligencia uruguaya que vive en el exterior para potenciarla como motor de desarrollo para nuestro país», concluyó.

Cortesia de La Republica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here