La cultura y cantidad de carreras masivas ha crecido cada año más en nuestro país, convirtiéndose en una industria muy exitosa, con muchos negocios aledaños en su órbita. Sin embargo, con la pandemia que cursamos, literalmente se tuvo que detener en seco y, como los conciertos musicales, será de las últimas actividades en reactivarse. Platicamos con Francisco (Frank) Estrada, director general de Total Running, una de las tres empresas principales que se dedican a organizar este tipo de eventos, para que nos cuente no solo cómo se ha visto impactada la industria —y la cultura— runner, sino para que nos diga qué se está planeando para volver a pegarle al pavimento.

Como organizador de muchos de estos eventos a través de Total Running, has visto cómo se han generado una comunidad y una industria alrededor

Llevo prácticamente 20 años en esto y lo que existe hoy, o más bien lo que existía tres meses atrás: el formato, la infraestructura, y sin duda la comunidad que está alrededor de estos eventos, llámense de alto rendimiento, mediano rendimiento, recreativo, temático o lo que sea, es infinitamente más grande y más importante que lo que había hace 10 o 20 años. Aunque te puedo decir que la industria, como tal, se empezó a gestar hace unos 25 a lo largo de la República Mexicana.

Como todas las actividades de entretenimiento o deportivas que requieren aglutinar gente, las carreras tardarán en reactivarse. ¿Como organizador, qué estás planeando?

Hay muchas líneas hacia el futuro que estamos evaluando. Todos dependemos, para empezar, de las autoridades. Por más que planeemos, los organizadores, los productores de eventos masivos, ya sean carreras o entretenimiento, buscamos, sobre todo, medidas para disminuir el riesgo en los eventos, pero al final volvemos al tema de que siempre habrá riesgos. ¿Entonces, qué estamos haciendo? Los diferentes miembros de esta comunidad, los principales organizadores, hemos estado muy en contacto, a través de webinars y Zoom. Y todos estamos planeando lo que puede ser el futuro, pero por lo menos en México aún no tenemos una línea clara de qué nos van a dejar hacer y cuándo nos van a dejar hacerlo. Por más planeación que tengamos, porque sí existen muchos planteamientos logísticos y de producción, tenemos que esperar a que las autoridades federales y locales, y los institutos de deportes de cada localidad, nos digan: “Sí se va a poder, a partir de tal fecha y con estas condiciones”.

¿Cuáles serían esas condiciones?

Pueden ser muy variadas, pueden ser eventos de 500 participantes para abajo, con oleadas separadas de salida de 200 o 100 participantes, cuidando la distancia de metro y medio. Ya en España sacaron un nuevo reglamento para eventos de este tipo, es un documento de 80 páginas. ¡Imagínate cuántos lineamientos hay ahí!.

¿Qué factores consideras esenciales para la reactivación de las carreras?

Hay demasiados factores que debemos considerar como organizadores de eventos deportivos. Uno, me parece el más importante, es el tema de la salud. Nos podemos vernos tentados a hacer eventos, porque los corredores, no precisamente lo están exigiendo, pero ya quieren salir a correr. En el punto número dos, tenemos que considerar el aspecto financiero. Probablemente muchos de los nuevos lineamientos hagan que algunos eventos no sean rentables. Los eventos se pagan por dos vías: las inscripciones y los patrocinios. Un patrocinador te invierte con base en la cantidad de participantes o de los impactos que vas a tener en redes sociales, así que si nos limitan esa participación, tendremos que considerar si podemos salir, porque hay gastos que son fijos, ya sea con 50 o 4 mil participantes. Viene un tiempo difícil en términos de patrocinadores.

¿Cómo avizoras el futuro?

La industria no va a desaparecer porque está muy consolidada, con una demanda importante de participación, pero sin duda alguna va a sufrir modificaciones en este proceso y tendremos que analizar si podemos con esas modificaciones.

Hay todo un mundo de cosas alrededor de las carreras, como las exposiciones donde venden desde gadgets hasta parafernalia deportiva. ¿Cómo va a afectar a esa parte de la industria todo lo que están analizando?

Va a afectar en todo. Parte de lo que se ha estado analizando es la posibilidad de mandar los kits (de los competidores) a domicilio; eso se puede resolver. En lugar de que tú vayas a la expo y pases ahí la mañana viendo qué hay, recogiendo tu kit, la selfie con los amigos, todo esto que nos encanta, te mandamos el kit a tu casa, con tu playera, tu número, y nos vemos en la carrera. Esto evidentemente impacta a la industria en términos comerciales, porque muchos de los stands que ves en las expos son marcas más pequeñas enfocadas en la industria, que te rentan el espacio. No son los patrocinadores grandes, como los bancos o las telefónicas. Si nos limitan mucho la cantidad de corredores, eso se afectará. Quizás lo que tendremos que hacer, se me ocurre, es poner horarios, dependiendo del número de corredor que te haya tocado. Como bloques de salida, pero para recoger tu kit, con la intención de evitar aglomeraciones. Todas estas son ideas, porque esto está afectando a todas las industrias del mundo, aunque por lo menos algunas de ellas ya se están activando. Ya hay un calendario en el que se mencionan a esas industrias, pero para nuestra tristeza no estamos en esa lista. No aparecemos.

Háblame de los calendarios

Yo estoy pensando más en 2021, honestamente. Ya estamos viendo lo que pasa con los mayors, con lo que pasó con el maratón de Boston (cancelado por primera vez en 124 años de historia; se había reprogramado del lunes 20 de abril al lunes 14 de septiembre. Y Nueva York, del domingo 1 de noviembre, también fue cancelado), dudo muchísimo que Chicago pueda lograrse (el domingo 11 de octubre), porque no son eventos masivos sino lo que le sigue, de 30 a 40 mil participantes, más el público, más los voluntarios, así que yo no veo cómo en los próximos seis meses podamos encontrar el modelo para lograrlo.

¿Cuántas carreras calculas que se han cancelado hasta ahora en nuestro país?

No hay un dato específico, pero literalmente, a nivel internacional, son miles las que ya se han suspendido. Solo en la Ciudad de México, con la nueva legislación que salió el año pasado, calcula que hay, por lo menos, dos eventos a la semana, hasta cuatro si es en venues cerrados, como el Hipódromo. Deben ser más de 250 a 300 eventos solo en la Ciudad de México. Considerando Monterrey (13 de diciembre; fue cancelado, como el de la Ciudad de México, del 30 de agosto y el medio maratón del 25 de octubre) y Guadalajara (del 1 de noviembre, aún en pie), todas las ciudades grandes tenían al menos dos por semana; entonces, sí podemos calcular que ya son más de mil carreras que se han cancelado o pospuesto aquí. 

ledz



Cortesia Milenio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here