Siete consejos para mantener las uñas saludables y bonitas

0
19

Foto Archivo

Tener las uñas saludables requiere de un cuidado especial. No basta con decorarlas con diseños elaborados o cubrirlas con esmalte, se deben practicar ciertos rituales de belleza para que puedan verse bien de forma permanente.

Como un corte de cabello nuevo o un régimen para el cuidado de la piel, las uñas saludables  son parte integral de una apariencia ordenada y limpia.

Desafortunadamente, los expertos dicen que tanto hombres como mujeres son víctimas de mitos y cuentos sobre cómo cuidar las uñas. Para ayudar a aclarar la situación y tener uñas saludables, arregladas y elegantes aquí hay una serie de consejos que se pueden seguir:

No cortar ni manipular las cutículas

Ya sea que se  tenga las uñas preparadas profesionalmente o por uno mismo, la recomendación número uno es dejar las cutículas en paz. Así se evitarán uñas encarnadas y demás.

La cutícula es la barrera natural para los hongos y las bacterias, y una vez que se elimina, se pierde la protección. Esto no solo hará que las cutículas se vean peor, rojas, hinchadas y rasgadas, sino que también puede ocasionarte una infección desagradable que daña el lecho de la uña y provoca daños permanentes en ellas.

Usar endurecedores de uñas con moderación

Muchos de estos hacen más daño que bien. Estos productos no se estudian clínicamente. Por lo que la mayoría de los reclamos no están respaldados por la ciencia.

A menos que las uñas sean excepcionalmente débiles y frágiles, la mayoría de las personas no se benefician con un endurecedor de uñas.

Hidratar el lecho ungueal y la cutícula

Si bien hay pocos datos médicos que demuestren que la hidratación de la base de la uña ayudará a que las uñas crezcan, esto hace que las cutículas se vean mejor. Además, ayuda a proteger las uñas de la rotura debido a la falta de humedad.

Tomar suplementos de biotina

En varios estudios, los investigadores encontraron que los suplementos de biotina (un miembro de la familia de la vitamina B) aumentaban el grosor de las uñas y evitaban que se partieran y rompieran.

Limitar a las manicuras profesionales

Un estudio reciente mostró que aquellos que se permitían regularmente un tratamiento “profesional” eran los más propensos a sufrir de uñas secas y quebradizas. Los médicos teorizan que la exposición a más sustancias químicas puede ser una de las razones.

Las mujeres que se hacen manicuras con frecuencia sufren de infecciones crónicas en las uñas.

Estas se evidencian por áreas hinchadas y enrojecidas alrededor de la base de la uña.

Recordar que las uñas de los pies también cuentan

Todo lo que se aplica para las uñas de las manos, también sirven para las uñas de los pies. Además, las uñas de los pies son más propensas a problemas debido a pedicuras descuidadas. Como los pies están más a menudo dentro de los zapatos, en un ambiente oscuro y húmedo, los hongos pueden crecer más fácilmente.