Sepultan a Rhonita y a sus hijos en LeBarón

Colonia LeBaron, Galeana, Chihuahua.- “Sigue siendo mi alma tu mejor, tu amigo celestial, por caminos espinosos conduce a un final alegre” “Padre Nuestro que estás en el cielo santificado sea tú nombre” “Un soldado en cada hijo, y retiembre sus centros la tierra” fueron algunas de las frases que tanto en inglés como en español pronunciaron algunos de los patriarcas de la familia LeBaron durante el sepelio de ayer en la Colonia LeBaron en el municipio de Galeana, Chihuahua.

Tanto Adrián LeBaron y Kenny Miller, padre y suegro de Rohnita, fueron quiénes pronunciaron un pequeño discurso, pero emotivo, en nombre de la comunidad, al dar el último adiós a Rhonita María Miller de 30 años, con sus gemelos Titus y Tiana de 8 meses, así como Howard Jacob de 12 años y Krystal de 10 años.

Desde las 12 horas de ayer se empezaron a dar cita familiares y amistades de la comunidad LeBaron, así como prensa nacional e internacional que daban seguimiento a los funerales; para las 14:30 horas el cortejo fúnebre proveniente de Sonora, arribó al cementerio de la colonia LeBaron.

Los cuerpos de Rohnita y sus hijos, todos en ataúdes de madera fueron traslados por trocas pick up’s mismos que eran acompañados por decenas de vehículos y al final una patrulla de la casi extinta Policía Federal, quiénes custodiaban la caravana solemne.

Al realizarles velorio y ceremonia en el poblado de La Mora, Bavispe, Sonora, únicamente en el cementerio de LeBaron los señores Adrián LeBaron y Kenny Miller pronunciaron palabras de despedida dirigidas a sus familiares.

Kenny Miller fue quién en inglés recordó varias de las vivencias de su nuera, a quién dijo recordará con una sonrisa “quisiera verte de nuevo, quisiera que esto nunca hubiera pasado, ahora cómo le voy a explicar a nuestra familia… los ojos de todo el mundo están puestos sobre nosotros, podemos hacer un cambio”

Además, con la voz casi por quebrarse, pronunció “eras como un ángel, ahora realmente lo eres… Es un momento muy duro y difícil para nosotros” en tanto el señor LeBaron recordó cuando el esposo de Rohnita fue a pedirla para casarse con ella.

“Aquí tenemos lo que pudimos recuperar de ellos, aquí descansarán y a todos los vendremos a recordar con una sonrisa siempre… Hacemos esta despedida muy humildemente en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” expresó Adrián LeBaron.

El cántico Be Still My Soul fue coreado en más de una ocasión por las cientos de personas que ahí se congregaron “Be still my soul the Lord is on thy side, Bear patiently the cross of grief or pain, Leave to thy God to order and provide

In every change He faithful will remain, Be still my soul thy best, thy heavenly friend, Through thorny ways leads to a joyful end”

(Quédate quieto mi alma, el Señor está de tu lado, soporta pacientemente la cruz del dolor o la pena, deja que tu Dios ordene y provea.

En cada cambio, Él permanecerá fiel. Sigue siendo aún mejor mi alma, tu amigo celestial, a través de caminos espinosos conduce a un final alegre).

Niños y niñas de la comunidad arrojaban flores y besos a los pequeños ataúdes que se postraban bajo la tierra esperando ser cubiertos y comenzar ya a descansar eternamente.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *