Un nuevo estímulo económico se haría realidad a mediados de julio a medida que la pandemia de coronavirus avanza en Estados Unidos.

Este martes, Mitch McConnell , el líder de la mayoría republicana en el Senado, admitió que su partido tiene la voluntad para entablar negociaciones después de que concluya el receso de dos semanas en el Congreso a partir del festivo del 4 de julio.

Relacionado: Demócrata moderada será la rival del senador Mitch McConnell en Kentucky

“[El receso] encaja muy bien para evaluar la economía y el progreso que estamos haciendo en el frente de la atención médica y ver si se necesita asistencia adicional para nuestros proveedores de atención médica”, dijo McConnell en rueda.

Líderes demócratas enviaron el lunes una carta a McConnell en el que lo instaban a negociar una nueva ayuda económica. El aumento de casos de coronavirus obligó a nuevos cierres de negocios en varios estados.

El dinero para seguro de desempleo

El senador Roy Blunt, republicano por Montana, fue más allá que McConnell con respecto al nuevo paquete de estímulo.

“En un mes estaremos en la fase final de un proyecto de ley”, dijo Blunt, quien anticipó que gran parte del dinero será para seguir haciendo pruebas masivas de COVID-19, el tratamiento de la enfermedad y el desarrollo de una vacuna.

Relacionado: Aumento de casos de coronavirus pone presión para aprobar nueva ayuda económica en Estados Unidos

El punto de mayor desencuentro entre demócratas y republicanos sería la extensión del programa que entrega $600 dólares extra cada semana a los que reciben beneficios de desempleo. Los republicanos aseguran que el envió de ese dinero desincentiva el regreso al trabajo.

Ninguno de los republicanos se refirió al envío de un segundo cheque de estímulo.

El Congreso tendría que trabajar a toda marcha en el nuevo proyecto de estímulo ya que en agosto entraría a vacaciones.

Cortesia de La Opinion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here