La mala situación del equipo y la sanción al Manchester City lo convierten en el héroe perfecto

Pep Guardiola, podría ser el héroe que necesita el Barça.

Foto:
PETER POWELL / EFE/EPA

Pues sí, eso fue todo: al Barcelona se le escapó La Liga luego de perder 6 puntos de 12 disputados en la última semana y media; los tres equipos que podían plantar cara al equipo azulgrana lo hicieron y de las “nueve finales” que jugaría el equipo, le bastaron 4 para dejar ir casi cualquier oportunidad. El Real Madrid podría ponerse 5 puntos arriba con solo 15 por disputarse, lo que hace la gesta casi milagrosa para Messi y compañía.

Y pues, como dice la canción “ya lo pasado, pasado” y el Barça deberá ahora sí, enfrentar un futuro que requiere cambios urgentes si es que no quieren vivir en carne propia lo que le pasó al AC Milan en Italia o al Manchester United en Inglaterra: volverse irrelevantes de un día para otro.

Para empezar, una temporada en blanco, no solo en títulos, también una de las más complejas de su historia, con todo tipo de crisis institucionales, económicas y deportivas que garantiza que la junta del equipo solicite la dimisión de la directiva, que, según fuertes rumores, tiene bajo la manga la última gran carta para salvar su gestión.

Así es, el regreso de Pep Guardiola podría ocurrir mucho antes de lo previsto ahora que se han dado todas las circunstancias: el equipo de su vida vive su peor momento en muchos años y el Manchester City no competirá en Europa debido a la sanción de la UEFA. Pep podría llegar a ser el salvador que necesita el equipo, incluso desde un puesto directivo.

Eso sí, Guardiola sabe que es el pez más grande y que además tiene la sartén por el mango, podría tener exigencias que incluso incluyan la renuncia del presidente Bartomeu, con quien simplemente no congenia y al parecer, ni siquiera eso sería un impedimento.

Otra cosa que exigiría Pep para su regreso a la ciudad condal es el control total del equipo, eliminando a figuras como las del secretario técnico Eric Abidal; es decir, lo mismo que Alex Ferguson hizo en el Manchester United y que lo convirtió en el técnico más ganador en la historia de Inglaterra.

La tercera es la más polémica: Pep podría elegir no dirigir en el terreno de juego, porque para eso tiene a Xavi, su sucesor por naturaleza y quien entiende a la perfección su filosofía del juego y el ADN del Barça.

Parece un sueño para los aficionados del Barcelona, pero es una realidad que los planetas se están alineando para tener un increíble reencuentro en la capital catalana.



Cortesia de La Opinion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here