El colapso de enfermos por Covid-19 en la Caja Nacional de Salud (CNS) agobia al seno de toda la Policía de Santa Cruz. Hoy fallecieron dos policías más infectados por el virus y suman 16 los decesos en la capital.

El Comando de la Policía, oficializó la muerte del cabo Óscar Saravia, que trabajaba en el grupo DACI, de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc). También se conoció el deceso del sargento primero, José Luis Quispe García.

El representante y portavoz de la guarnición policial de Santa Cruz, Julián Barroso, lamentó que Saravia fallezca en la clínica Figueroa al no existir espacio en la CNS por saturación total.

«El pasado sábado, un día antes de la muerte de otro camarada, hablé con él. Me dijo que solo lo atendieron al llegar y luego nada y murió porque hay tanta gente que ya no sabemos qué hacer. En el inicio de la cuarentena había mejor atención, pero hoy por tanto requerimiento de otros enfermos de Covid-19 la atención decayó y nuestros policías están muriendo”, dijo Barroso.

Afirmó que la Clínica Policial Copacabana no tiene las condiciones para atender a enfermos de Covid-19, sólo resuelve consultas externas y enfermedades leves.

La semana pasada la Alcaldía entregó un hospital de primer nivel con capacidad para 60 camas en el Distrito Municipal 5, zona Los Tusequis. Sin embargo, está en proceso de equipamiento.

Sobre este tema, Débora Gómez, responsable de Relaciones Públicas de la CNS, manifestó que en unos 10 días se estima que ese centro de salud sea equipado. Se colocarán las camas, equipos técnicos y el personal requerido para que se abra las puertas al público.

Gómez admitió que existe saturación en el hospital Japonés donde se atiende a los asegurados. Informó que de los siete pisos, tres (cuatro, cinco y seis) ya están llenos de enfermos con Covid-19. No obstante, explicó que para tener más capacidad de atención, se acondicionará el séptimo piso.

Por su parte, Julián Barroso camarada de los fallecidos, exigen que ese hospital sea equipado lo antes posible para atender oportunamente a sus compañeros de trabajo y se eviten más muertes.

Barroso agregó que ante la saturación de la CNS los policías que son infectados con coronavirus deben buscar centros privados, pero tampoco hay las posibilidades económicas y lo más probable es que hallen la muerte.

La mañana de este martes, el comandante interino de la Policía, René Gómez, sostuvo una reunión con los jefes de las principales unidades operativas ante la preocupación por los decesos y los infectados.

En Santa Cruz, el número de fallecidos asciende a 16, mientras que unos 150 oficiales están internados en centros médicos de la capital, todos infectados con el virus.

El Comando General de la Policía, confirmó que a escala nacional hay 21 decesos.

En honor a los últimos dos fallecidos, se realizó hoy un homenaje póstumo en el Comando de la Policía de Santa Cruz.



Cortesia El Deber

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here