Roberto Arriaza es consumido por la desesperación ante Sebastian Formella y cae sin discusión por el cetro IBO

0
52

Y el coyote no encontró al correcaminos. Aunque en la caricatura infantil el hambriento animal lo intentó de mil maneras, el peleador Roberto “Dinamita” Arriaza no aplicó muchas variantes. El campeón IBO de las 147 libras —Sebastian Formella— desplegó su ritmo, peleó desde afuera del centro de los acontecimientos, nunca se quedó al intercambio y tras los tres primeros asaltos el combate no varió en lo absoluto. El resultado no era para nada un incógnita: decisión unánime (118-110, 117-111 y 116-112).

Todos en Alemania se asustaron cuando en el primer asalto Arriaza conectó con su recto de derecha al rostro de Formella. Quedó tocado, pero sus movimientos de piernas le dieron el aire y tiempo que necesitaba para reincorporarse y sobrevivir. Después de ir en retroceso en todo el asalto sorpresivamente impactó su derecha en el costado izquierdo del rostro del muchacho chinandegano. Tambaleó Arriaza y sonó la campana. Dinamita había ganado respeto. En el segundo asalto, a pesar de salir cortado de un cabezazo en la ceja izquierda y estar sangrando, sacó el asalto. Formella estaba con mucho temor porque si pestañeaba el peso de los puños del rival podía mandarlo al fango.

Te puede interesar: Siete mil personas rugiendo y un cierre huracanado: Real Estelí a un paso de la gesta contra el Instituto de Córdoba

Con cada round que avanzaba Dinamita se veía más lento. Fallaba más golpes de los que conectaba. Su entrenador Róger González, muy acertadamente le brindaba las indicaciones de cerrar espacios y golpear a las zonas blandas, el problema es que Arriaza no podía hacerlo, el alemán era más rápido y se veía en cámara lenta cada golpe del nicaragüense. A partir del cuarto round cada episodio era una copia del anterior. Formella mantenía su ritmo de contragolpeo, movimientos sobre las cuerdas, buen manejo de la cintura y una demostración impecable de resistencia.

En el quinto Arriaza ya estaba desesperado. Le pedía al oponente que peleara, lo invitaba al intercambio y por momentos Dinamita se detenía y arrugaba la cara o extendía los brazos en forma de reclamo. Ya a partir del séptimo asalto la desesperación había consumido al nicaragüense. Creyó que haciendo lo mismo tendría resultados diferentes.

No hay duda que a nivel local ante la escasez de peleadores welter en Nicaragua Dinamita es el mejor, pero su evolución se ha estancado. Desde la victoria por nocaut en 2018 ante Sammy Valentín no se le ha visto una mejoría. Ahora suma dos derrotas y 18 victorias, entretanto Formella acumuló su triunfo 22 sin derrota. Otro capítulo de una clara derrota del coyote.




Source link