River-Flamengo: la final de la Copa Libertadores se jugará en el estadio Monumental de Lima


Una vista del estadio Monumental de Lima, que será la sede de River-Flamengo, la final de la Copa Libertadores 2019. Crédito: Twitter

La final de la
Copa Libertadores entre
River y Flamengo arrancó con complicaciones mucho antes de empezar. Este martes, en la sede de la Conmebol en Luque (Paraguay) se resolvió que no se jugará en el estadio Nacional de Santiago de Chile, como estaba estipulado para el 23 de noviembre. La crisis social que atraviesa ese país convenció a todos de que era inviable mantener en pie una sede que la organización intentó sostener. Entonces, después de decenas de especulaciones, se decidió mudar la final a un nuevo escenario: el estadio Monumental de Lima, en la misma fecha. Así se lo confirmaron a LA NACION fuentes vinculadas a Conmebol antes de que el anuncio sea oficial.

La primera persona en confirmarlo oficialmente fue el vicepresidente de Flamengo, Marcos Braz, que escribió simplemente “Lima, Perú”, en su cuenta de Twitter.

Hasta pasado el mediodía, los administradores del estadio Monumental de Lima no habían recibido ningún pedido por parte de la Conmebol. “Sólo son especulaciones”, admitían desde Universitario de Deportes, el equipo que juega en ese estadio, ante la consulta sobre una eventual selección de ese recinto deportivo para la final de la Libertadores. Pero cuando terminó la reunión convocada por Alejandro Domínguez (presidente de la Conmebol), a la que asistieron las autoridades de los clubes (Rodolfo D’Onofrio por River y Rodolfo Landim por Flamengo) y de las asociaciones (Claudio Tapia, de la AFA, y Rogerio Caboclo, de la CBF brasileña), ya no hubo dudas. Lima, que en su momento había perdido la batalla con Santiago cuando se decidió la sede, recuperaba insesperadamente ese privilegio.


Pinola y Ponzio, los capitanes de River, al frente en un entrenamiento. Crédito: Prensa River

Conmebol entendió que la postergación por una semana del partido decisivo (pasarlo del 23 al 30 de noviembre, como se manejó) impactaría de lleno en los calendarios locales. Para evitar más problemas, fijó su postura en mantener la fecha inicial del partido. Y también sostener definir la Copa en un solo partido y no jugar una serie de dos en Buenos Aires y Río de Janeiro, a la vieja usanza.


Una vista aérea del estadio Monumental de Lima.
Una vista aérea del estadio Monumental de Lima. Crédito: Shutterstock

Así, River, Flamengo, los hinchas de ambos equipos y la Conmebol deberán cambiar todo lo que tenían previsto. La “Final única”, como pomposamente la promocionaba Domínguez, hará su debut en un contexto complejo. Es que en esta edición se cambió el formato habitual de partidos de ida y vuelta por el modo en que se hace en Europa. Con la Champions League como modelo, se determinó la modificación. Y a poco de andar, las cosas salieron mal. Miles de aficionados perderán lo que habían invertido en boletos de avión o buses y alojamiento en Santiago de Chile. Los que puedan, harán una nueva compra. Otros, definitivamente, se quedarán sin posibilidades de asistir.


Diego, una de las figuras de Flamengo.
Diego, una de las figuras de Flamengo. Crédito: Prensa Flamengo

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *