Las dos aerolíneas que tienen la posibilidad de realizar vuelos comerciales con pasajeros a Galápagos se tomarán un poco más de tiempo para reiniciar sus operaciones a ese destino.

Galápagos tiene a partir de mañana en vigencia un nuevo protocolo para los vuelos comerciales, pero para los primeros días de julio no hay programadas operaciones regulares con turistas.

La resolución con el nuevo protocolo recién se conoció el viernes pasado y eso, según operadores turísticos, trastocó los planes de poder reactivar los viajes desde estos primeros días de julio.

El protocolo exige a los turistas que se realicen una prueba de COVID-19, máximo 96 horas previo al viaje contando desde la toma de muestra.

A los viajeros que lleguen con fines turísticos no se les exigirá que efectúen un aislamiento obligatorio.

Los operadores que dan servicios en Baltra y San Cristóbal han tenido que diferir reservas que habían comenzado a gestionar desde que el Gobierno anunció que el destino se abriría en julio.

«Me temo que julio está perdido, aunque se haya aprobado este protocolo para que esté operativo desde este 1», indicó el ejecutivo de una empresa.

Avianca indicó que por el momento no tiene definida una fecha para retornar a Galápagos. «La reanudación de operaciones en el mercado doméstico será paulatina y acorde a la demanda de cada mercado», señaló el área de comunicación de la empresa.

Mientras que Latam señaló que continúan evaluando la operación regular de pasajeros, que dependerá de la demanda que exista hacia este destino.

«Galápagos depende mucho de lo que pase en los vuelos internacionales, producto de ello, esperamos reanudar operaciones a partir de agosto y mientras tanto aportar a la movilidad hacia y desde las islas con vuelos específicos que estamos programando», según la aerolínea.

En conjunto con los comerciantes de las islas, Latam inició hace aproximadamente dos meses un trabajo de operar vuelos de carga en cabina de pasajeros, que permite servir al abastecimiento de alimentos y provisiones al archipiélago. Estos vuelos, con una tarifa especial, están programados para operar cada semana, en función de la demanda de carga.

La terminal de Baltra indicó que uno de esos vuelos de carga se espera que llegue el viernes.

Un alto costo

Esta larga espera para reactivar el turismo ha tenido un alto costo para las islas. Se estima, por ejemplo, que solo el aeropuerto de Baltra, la principal puerta de entrada al Archipiélago, ha dejado de atender 50 frecuencias por semana.

El aeropuerto de Baltra facturaba cerca de 1 millón de dólares mensuales y ese es un ingreso que se afectó por el cese de vuelos comerciales.

La terminal se ha mantendo recibiendo vuelos especiales, con residentes y colonos que se quedaron varados en Guayaquil, Quito y otras ciudades. Pero esos vuelos estaban programados hasta la semana pasada. (I)



Cortesia de El Universo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here