René Alvarado: “No pensaba en el nocaut, solo quería ganar todos los asaltos”

0
9

El réferi Raúl Caiz se fue a la esquina de Andrew Cancio. Lo examinó rápidamente y tras verle ese rostro abollado y con un pie en la tumba, decidió detener el combate. René Alvarado se arrodilló en su esquina y empezaron a brotar las lágrimas. ¡Llora muchacho, llora! Tanto sudor derramado, tanto sacrificio realizado, tanto cartuchos quemados por alcanzar un sueño. Luego del abrazo de su hermano y las felicitaciones de su esquina. Se dirigió al lugar de Cancio. El excampeón le dijo: “Era tu noche, te lo merecías”, y  el nuevo monarca le respondió: “Tú te vas a levantar, tú te vas a levantar”, mientras le echaba el brazo de consuelo.

Te puede interesar: ¡Hambre, fuego y sed! René Alvarado se consagra como nuevo campeón mundial destrozando a Andrew Cancio

“Estoy contento y agradecido con Dios, no me voy a cansar de decirlo. Traíamos buena preparación pero sin Dios esto es imposible. Pudimos haber entrenado fuerte pero se lo pusimos a Dios, él estaba con nosotros. La honra es para él. Ganar era mi deseo y Dios dice: mira que te mando que te esfuerces y seas valiente… eso fue lo que hice”, le dijo Alvarado al periodista Osman Rosales tras el combate.

“El plan de trabajo era ir dominando. No pensábamos en el nocaut solo en ganar todos los asaltos. Necesitábamos la astucia e inteligencia. Desde el primer asalto lo golpeé sólido. Él me golpeó y no me hacía daño. Cuando me tocaba abajo no me hacía daño como pensé que sería. Cuando lo corté me decían que siguiera con el volado de derecha.  En ese quinto un par de golpes de él me pusieron mal. Y en el sexto y séptimo fuimos a guardar la distancia para recuperarme.  Yo quería hacer todo: dominar en corto y luego ir a la larga distancia”, explicó el Gemelo.

 

 


loading...

Artículo anteriorEl fitness se mueve al ritmo de las nuevas propuestas
Artículo siguiente17 looks de street style que confirman que un abrigo teddy es todo lo que necesitamos en invierno