Zainab Mughal, una niña de cuatro años de EE UU que necesitaba sangre de paquistaníes, iraníes o indios carente del antígeno Indian B para tratar un cáncer agresivo, ha logrado superar el tratamiento contra la enfermedad, que ha remitido tras una gran movilización mundial de donantes.

El banco de sangre OneBlood, en Florida, informó este martes de que logró una gran respuesta de donantes durante una campaña lanzada a finales de 2018 para salvar la vida de la menor.

Según OneBlood, la sangre debía ser del tipo “A” u “O” y los donantes tenían que ser hijos “cien por cien” de padre y madre paquistaníes, iraníes o indios, preferiblemente ubicados en Estados Unidos y no tener el antígeno mencionado.

Después de que la historia de la menor, que padecía neuroblastoma, se volviera viral, se hallaron dos donantes en Estados Unidos, dos en el Reino Unido y uno en Australia entre más de 25.000 personas que cumplieron con “todos los criterios de donación”, detalló el bando de sangre.

“Estos cinco donantes jugaron un papel importante en salvar la vida de Zainab”, dijo la organización.

Todos donaron constantemente para garantizar que Zainab tuviera el suministro necesario para ayudarla a superar sus tratamientos contra el cáncer.

Sobrevivir a la quimioterapia

A la sangre de Zainab le falta el antígeno Indian B y por eso su organismo ataca la sangre de transfusiones que lo contengan.

Un antígeno es cualquier sustancia que provoca que el sistema inmunitario produzca anticuerpos contra sí mismo.

Según OneBlood, la menor necesitaba donaciones de sangre para poder sobrevivir al tratamiento de quimioterapia y “poder matar” el neuroblastoma, un cáncer que ataca las células nerviosas.

Zainab, quien recibió más de una docena de transfusiones de sangre y plaquetas, fue diagnosticada a finales de 2018 con cáncer.

Los médicos dijeron que no hubiera sido posible que ella hubiera superado la quimioterapia, la cirugía y dos trasplantes de médula ósea sin la sangre.

“La historia de Zainab ha atraído una atención mundial sin precedentes a la necesidad de un suministro de sangre diverso”, dijo Susan Forbes, de OneBlood.

“Hay muchos otros pacientes, como Zainab, que tienen necesidades de sangre extraordinariamente raras. Encontrar sangre compatible para estos pacientes se reduce a la genética”, agregó.

Según OneBlood, había “menos del 4% de posibilidades de encontrar sangre compatible” en cualquier otro grupo étnico diferente a los mencionados. 



Link Original