“Este delito en Colombia no ha dejado de pasar un solo día en la zona rural del país. Ahora lo llaman utilización”, sostuvo la representante por Antioquia, Margarita Restrepo, del Centro Democrático.

EL NUEVO SIGLO: Usted denuncia que desde el 2017 no hay una sola condena por reclutamiento de menores. ¿De dónde sale esta cifra y por qué no se ha hecho nada contra este delito?

MARGARITA RESTREPO: Lo que pasa es que esto lo está diciendo el Consejo de Estados de los Estados Unidos. Este delito lo quiso invisibilizar el gobierno Santos, porque el Tratado de Roma, el tratado de los Derechos Humanos de los Niños y muchos otros aseguran que los delitos sexuales contra los niños por razón del reclutamiento no son amnistiables.

Este delito en Colombia no ha dejado de pasar un solo día en la zona rural del país. Ahora lo llaman utilización.

Según la ONG Redes, a enero de este año se habían reclutado en la frontera colombo-venezolana más de 20.000 niños.

ENS: ¿Cuál era el interés entonces de tapar estos delitos?

MR: La forma que ellos encontraron para hacer ese proceso de paz fue invisibilizar esta situación.

En el 2013 yo comencé a hacer visible el delito y para ellos se volvió incómodo y comenzaron a decir cosas tan erráticas como que las Farc actuaban como un instituto de protección para los niños, que ellos no reclutaban menores, sino que los protegían del Estado y de las Bacrim y los paramilitares.

Después dijeron que solo tenían en su poder 13 niños. Después hicieron una pantomima, una supuesta entrega.

Cada año yo voy a la OEA y entrego los testimonios que recojo durante un año sobre este crimen. Lo hago por crear antecedentes y apenas ahora, la OEA le hizo un llamado a la justicia colombiana, porque hay impunidad en el delito del reclutamiento.

En esta investigación les he llevado, incluso, copia de la cartilla de Marquetalia, donde las Farc dicen que hay que reclutar menores desde los 4 años porque son guerreros más efectivos y más arrolladores. Las Farc siguen siendo el grupo que más niños recluta en el mundo y nunca han dejado de reclutar.

ENS: ¿A qué se refiere con pantomima?

MR: Ellos llevaron 132.000 personas, las ubicaron como en un teatrino. Los supuestos niños entregados hacían parte de una farsa. Casi todos eran mayores de edad y si no tenían 18 años ya estaban a punto de cumplirlos. Y todos eran hijos de comandantes o hijos de guerrilleros que no eran entregados, sino que eran enviados por la guerrilla como avanzada para hacer inteligencia al Estado colombiano.

La guerrilla a ellos los mandaba con plata, con celulares. Y nunca fueron entregados porque siempre le pasaron reporte a la guerrilla. A ellos los llamaban entre 2 y 3 veces al día para que reportaran cómo estaban haciendo, entonces los niños nunca fueron entregados.

Se ha dicho mucho, pero no se ha dicho tan claramente. Cuando esto fue insostenible, es decir, cuando nadie les creía que habían entregado niños, entonces salió César Gaviria en un audio a decir que no sabía en qué momento se les había pasado el tema de los niños en La Habana.

El proceso de paz, si uno lo ve se refiere muy someramente al tema de los niños y no habla de reclutamiento porque ellos saben que se tenían que burlar del Estado colombiano para no ser juzgados internacionalmente porque este delito, la Corte Penal Internacional lo juzga con toda la severidad.

ENS: ¿Hay algún ejemplo de esas condenas?

MR: Claro. Charles Taylor y Thomas Lubanga fueron condenados y al que menos le dictó fueron 14 años, todo por el delito de reclutar un solo niño y nosotros en Colombia tenemos la mayor reclutadora de niños, que es Victoria Sandino en el Congreso, tenemos a Carlos Antonio Lozada que es conocido como uno de los monstruos que más daño le causó a los niños, acusado de violación, reclutamiento, agresión sexual y siguen ostentando una curul en el Congreso.

ENS: Pero se dice que la guerrilla no fue la única. ¿El Estado colombiano no está acusado por lo mismo?

MR: No, quien diga que el Ejército colombiano está acusado de reclutamiento está cayendo en una falacia. Eso es una mentira. Ningún menor de 18 años pertenece a las Fuerzas Armadas colombianas. Si hay uno solo muéstrenlos. El mayor reclutador del mundo es las Farc, después el Eln, luego las Bacrim y por último los grupos paramilitares. Esos son los grandes reclutadores. Con una condición: las Bacrim reclutan muchos niños y enseguida se los venden al Eln o a las Farc. El que diga que el Ejército o la Policía han reclutado un menor está incurriendo en una mentira. Aquí no tiene por qué haber reclutamiento de nadie, además.

 



Cortesia El Nuevo Siglo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here