El rastrillaje casa por casa realizado por 50 médicos y enfermeras en la zona Paz Zamora, de la ciudad de El Alto, detectó 876 personas sospechosas, y de ellas 120 dieron positivo a Covid-19 a través de las pruebas rápidas, por lo que fueron aisladas en sus domicilios, incluso las más graves fueron transferidas a un centro de aislamiento u hospital de segundo o tercer nivel, confirmó José Luis Ríos, director municipal de Salud de la Alcaldía de El Alto.

Ríos resaltó que las brigadas recibieron el 99% de colaboración de los vecinos. El trabajo se realizó en una zona que abarca 25 manzanos. En cada visita, la familia llenó un formulario. Si había casos sospechosos, se aplicaba una prueba rápida y se reportaba al Servicio Departamental de Salud (Sedes) para un seguimiento más riguroso.

Marcela Flores Zambrana, coordinadora del Área Metropolitana del Sedes La Paz, explicó que se incluyeron las pruebas rápidas, a través una labor de búsqueda de casos activos, que empezó con el cordón sanitario y el barrido epidemiológico realizado desde el mes de mayo. 

“Si salía positivo, se llevaba al paciente al consultorio móvil que instaló la Alcaldía de El Alto para la toma de la prueba para PCR en tiempo real. Allí se evaluó si era necesario trasladarlo a un centro de aislamiento u hospitalizarlo”, informó.

Para esta actividad el Sedes dispuso 500 kits de tratamiento para los pacientes que presentaban sintomatología leve. Cada uno de ellos contenía medicamentos para aumentar el sistema inmunológico, vitamina C, zinc, Omega 3, ibuprofeno, y si hubiesen antecedentes de várices o problemas con trombos, la aspirina; Omeprazol para los que tienen gastritis o úlcera; y antigripales. A las personas con problemas respiratorios, se les dio Azitromicina para evitar infecciones bacterianas.

“Hemos detectado a muchas personas que tienen la sintomatología, pero que no acuden a un centro de salud por temor o porque simplemente no quieren. Ocultan la enfermedad y salen de sus casas”, explicó Blanca Gutiérrez, responsable del programa Mi Salud y coordinadora de la actividad en la urbanización alteña. 

La Paz reportó el viernes un total de 237 casos, pero no hubo fallecidos, según el Ministerio de Salud.

Mientras tanto, un grupo de comerciantes que pretendían instalarse en la urbanización fueron desalojados por la Policía. Los efectivos les recordaron que sábado y domingo no hay comercio.



Cortesia El Deber

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here