En mayo pasado, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) difundieron el caso de una práctica coral en Washington donde una persona con coronavirus, pero asintomática, transmitió el virus a otras 32, de la cuales tres fueron hospitalizadas y dos murieron.

“Ciertas personas, conocidas como súper emisores, que liberan más partículas de aerosol durante el habla que sus pares, podrían haber contribuido a esto”, señalaron los CDC. ¿Y qué son los “súper emisores”, esas personas que pueden contagiar el coronavirus a muchas más?

Expertos en salud explicaron a CNN esta condición de ciertos individuos que, sin la protección adecuada y sin presentar síntomas aparentes, pueden contagiar de COVID-19 a muchas personas a su alrededor, incluyendo a quienes son altamente vulnerables a la enfermedad.

La suma de varios factores

Rob Murphy, profesor de Enfermedades Infecciosas y de Ingeniería biomédica de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, explicó a la publicación que el virus se desarrolla de manera particular en cada individuo, por lo que algunas personas tienen una carga viral muy alta, es decir, mayor cantidad de virus en sus secreciones. Entrar en contacto con una persona con estas características, supone un mayor riesgo de infectarse si no se han tomado las precauciones adecuadas.

De la misma manera, las personas que hablan con un tono de voz elevado, o que cantan o resoplan durante el ejercicio, por ejemplo, liberan más gotas al aire que podrían estar cargadas de virus en el caso de una persona infectada, pero asintomática o presintomática en ese momento. Algunos estudios han demostrado que las personas con COVID-19 pueden liberar partículas de virus hasta dos días antes de presentar síntomas y así, sin saberlo, infectar a otros.

Justo antes de que una persona se vuelva sintomática, probablemente tenga el nivel más alto de virus. Entonces, el día en que comienza a tener síntomas, y el día anterior y tal vez el día anterior es cuando presenta la mayor carga viral”, señaló Murphy. Si además, este individuo ha estado en contacto con otros durante un periodo prolongado de tiempo y en un ambiente cerrado, como un club nocturno, un servicio religioso o una oficina, puede contagiar a muchas personas alrededor.

Esta información coincide con la divulgada por los CDC en el sentido de la “alta transmisibilidad del SARS-CoV-2 y la posibilidad de que los súper emisores contribuyan a una transmisión amplia en ciertas actividades y circunstancias únicas”.

Higiene y mascarillas

Ante la imposibilidad de saber si una persona es asintomática o presintomática, la única manera de protegerse y proteger a los demás es utilizar mascarillas, conservar la distancia social y mantener las medidas de higiene, como lavarse las manos repetidamente.

Una persona con una alta carga viral de COVID-19 que utilice adecuadamente una mascarilla o se aísle en su casa puede reducir de manera importante los contagios. Y “si son súper emisores o simplemente emisores regulares, realmente no hace ninguna diferencia… están contagiando de cualquier manera”, dijo Murphy.

Por ello es importante mantenerse alejado de las concentraciones de personas, utilizar mascarillas, lavarse las manos, evitar tocarse el rostro y atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias.


Cortesia de La Opinion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here