NPC International Inc., una de las franquicias de restaurantes más grandes de EE. UU., se está preparando para solicitar protección por bancarrota, según detallan medios estadounidenses. Esto se da a pesar de que sus marcas -como Pizza Hut y Wendy’s Co.– han reportado un aumento en las ventas durante la pandemia del COVID-19.

NPC, propietario de más de 1200 restaurantes de Pizza Hut y 385 locales de Wendy’s Co., podría solicitar en esta semana la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de los Estados Unidos, según reportan Fox Business y el Wall Street Journal en base a personas familiarizadas con las finanzas de la compañía.

Se detalla que el franquiciado perdió los pagos de intereses sobre sus casi $ 800 millones en préstamos el 31 de enero, lo que provocó que S&P Global Ratings y Moody’s Investors Service redujeran sus puntos de vista sobre la deuda de la compañía. NPC estaba en conversaciones con sus prestamistas para una posible declaración de quiebra en ese momento, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Pese a la emergencia sanitaria, los restaurantes han tenido buenos ingresos gracias a que los comensales han recurrido a la entrega y la comida a domicilio para comer de forma segura. A principios de mayo, Pizza Hut tuvo sus ventas promedio más altas en entrega y transporte en los EE. UU.

El Capítulo 11 ofrece alivio financiero y reorganización de las deudas sin que se liquide la empresa o se paralice sus operaciones. Razón por la que en el pasado muchas grandes compañías de distintas áreas -desde bancos hasta automotrices- han hecho lo mismo para salvarse de cerrar y de ser liquidada por su acreedores.

Cuando se acepta la solicitud de una empresa, sus operaciones económicas y reorganización son supervisadas por un tribunal de Estados Unidos. (I)



Cortesia de El Universo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here