A las 22:00 se confirmó. El Baskonia volvía a ganar la ACB diez años después de su último título liguero al imponerse al Barça (67-69) en la final. La alegría se disparó en Vitoria y muchas personas tomaron la céntrica plaza de la Virgen Blanca y otras calles de la ciudad para festejar el ansiado título, una celebración que sin embargo dejó imágenes de aglomeraciones en las que no se llevaba la mascarilla ni se respetó la distancia de seguridad para evitar contagios por coronavirus.

El alcalde de la ciudad, Gorka Urtaran, apeló por la noche a la “prudencia” ante la evolución de los festejos y pidió dejarlos para más adelante, cuando la situación sanitaria lo permita. “Que una noche de alegría no se convierta en semanas de tragedia y sacrificio. Nuestros sanitarios y mayores no se lo merecen. La ciudad tampoco. Evitad aglomeraciones”, llamó desde las redes sociales.



A pesar de la petición, muchos vitorianos alargaron la celebración a la madrugada por los bares de la calle Chuchilleria e incluso se produjo una detención. Los propietarios de una discoteca llamaron a la Ertzaintza a las cuatro de la madrugada al no poder controlar el aforo del local. Al personarse allí, los agentes de la Policía vasca fueron recibidos con el lanzamiento de sillas y vasos.

La patrulla consiguió finalmente desalojar la discoteca y detuvo a uno de los participantes en la trifulca por un delito de atentado contra agentes de la autoridad, mientras que otras ocho personas fueron expedientadas por insultar a los ertzainas. Por su parte, dos de los miembros de la policía autonómica tuvieron que ser atendidos por contusiones leves.





Cortesia de La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here