De los 848 nicaragüenses provenientes de Panamá hacia territorio nacional, el régimen de Daniel Ortega solo permitió este viernes la entrada de 100 personas cada ocho horas, sin embargo hasta al medio día de este sábado apenas habían trasladado a unas 60 personas de los albergues en Costa Rica hacia la frontera en Peñas Blancas, según coordinadores de los migrantes.

«El traslado hacia la frontera de Peñas Blancas ha sido lento porque han mandado vehículos pequeños y se van los que caben», dijo Balbino Coleman, uno de los que apoyan la coordinación de traslado.

Los migrantes nicaragüenses irregulares en Panamá se organizaron y solicitaron a las autoridades de ese país que les ayudaran a abandonar ese territorio porque ya no soportaban las condiciones económicas en que se encontraban, ante la falta de trabajo por la pandemia del Covid-19 en ese país Centraomericano.

Puede interesarle: Régimen orteguista autorizó ingreso del primer grupo de cien nicaragüenses varados en Panamá

Después de un acuerdo tripartito entre Panamá, Costa Rica y Nicaragua, las autoridades de Migración de Panamá acordaron trasladarlos hasta Costa Rica, donde quedaron varados porque las autoridades Migratorias de Nicaragua no los dejaron pasar de una vez.

El resto de nicaragüenses que están esperando la autorización para entrar al país están alojados en  albergues, ubicados en la Provincia de Chiriquí, donde permanecerán a la espera de los procedimientos migratorios y respectivas aprobaciones de Nicaragua, como de Costa Rica para el flujo por su territorio.

En ocho días

Según orientó el gobierno de Nicaragua se le dará prioridad de salida a los niños, mujeres, adultos mayores y personas con alguna condición de cuidado. «Se espera que en unos 8 días puedan pasar todos los nicaragüenses a territorio nacional», dijo José Valdivia, otro de los coordinadores de grupo.

Este viernes llegaron a territorio fronterizo entre Panamá y Costa Rica 848 nicaragüenses de los 1,180 nicaragüenses que Panamá apoyó con el traslado. Están ubicados por las autoridades panameñas  en las habitaciones deportivas del Estadio Keny Serracín, y otros en un campamento de Jacú, correspondiente a una iglesia cuadrangular.

Lea además: Arriban al país 135 nicaragüenses que se encontraban varados en alta mar por más de tres meses

Las autoridades Migratorias de Costa Rica detuvieron, el viernes, supuestamente otra caravana de buses con 838 nicaragüenses que provenían de Panamá y estuvieron varados 24 horas en la terminal de Albrut.

Las autoridades panameñas advierten que no se permitirán nuevas escaramuzas o actividades como éstas, por ser un atentado contra la salud pública.  Quienes insistan en fomentar este tipo de actos serán sometidos a las leyes panameñas, especialmente las que aplican por la situación de salud, generada por la pandemia del Covid-19.



Cortesia de La Prensa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here