Piñera apuesta por la reforma constitucional para aplacar protestas

Asociación Chilena de Municipalidades realizará un plebiscito entre el 6 y 7 de diciembre para consultar a la población sí desean cambiar la constitución| AFP

Sebastián Piñera, presidente de Chile, abrió el camino para una reforma constitucional que aplaque la ola de protestas que se mantiene en ese país.

En una entrevista con El Mercurio, Piñera afirmó que cree en los cambios a la carta magna, por lo que prepara su actualización y prevé que sean discutida en el Congreso.

Al comienzo de su gestión, el mandatario frenó un proyecto de ley que dejó su predecesora Michelle Bachelet y que había enviado al Parlamento para su discusión, recordó 24 Matins.

Bachelet apostaba por la inviolabilidad de los derechos humanos, el derecho a la salud y la educación, y la igualdad salarial entre hombres y mujeres

Después  de tres semanas de arduas protestas, Piñera decidió que su plan y el de Bachelet sean debatidos en el Congreso.

El presidente lanzó recientemente un paquete de medidas para mejorar salario mínimo, pensiones, salud, educación y para reducir altos sueldos de la administración pública, pero no logró parar las protestas.

Reclamos ciudadanos

“El clamor ciudadano es para una nueva Constitución, no para cambios ni más ni menos profundos. Queremos, en definitiva, una nueva Constitución democrática, no hecha en dictadura”, dijo Heraldo Muñoz, ex canciller y presidente del Partido Por la Democracia, en la oposición.

Lo chilenos demandan una constituyente para modificar por completo la Constitución promulgada por Augusto Pinochet, 1973-1990.

Parte de lo que solicitan es mejor calidad de vida. Por ello, la Asociación Chilena de Municipalidades celebrará un plebiscito entre el 6 y el 7 de diciembre para consultar a la población sobre sí desea los cambios.

Protestas 

A pesar de los anuncios de Piñera, las protestas en Chile continúan. Unas pacíficas y otras no tanto.

El Ministerio del Interior informó que 400 personas fueron detenidas el viernes y más de un centenar, entre civiles y policías, resultaron heridas en violentos disturbios.

En Las Condes, familiasmarcharon con banderas y mapuches al grito de “¡Chile despertó!”, lema que se transformó en la consigna del estallido social.

En Plaza Italia, epicentro de las protestas de Santiago, hubo algunos disturbios aislados, mientras que en un centro de salud privado en Providencia la policía reprimió con gases lacrimógenos a las personas que protestaban por las graves lesiones que sufrió un joven en los ojos durante una manifestación.

La Embajada de Argentina sufrió algunos daños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *