pagan salarios de hambre, viven de exoneraciones, culpables de la recesión. Cosep alista respuesta

“Dicen que están quebrando algunos, pues que quiebren”. Esta fue la respuesta que Daniel Ortega ofreció la noche de este viernes al sector privado, ante la alerta de los estragos que la reforma tributaria está teniendo en el empleo y las actividades productivas.

Para Ortega si una empresa se declara en quiebra en Nicaragua, otra vendrá a cubrir ese vacío rápidamente y se ajustará a las reglas del mercado. Lo que el dictador no dijo es que realmente la inversión extranjera directa está en retroceso y este año ha tocado su mínimo en años, como consecuencia de la crisis política que ha desembocado en una profunda recesión económico y una creciente incertidumbre.

Según cifras del Banco Central de Nicaragua, en el primer trimestre de este año los ingresos por inversión extranjera directa cayó setenta por ciento con respecto a igual periodo del año pasado, al registrarse solo 128.8 millones de dólares en inversión frente a los 419.2 millones en el 2018 en similar periodo.

Lea además: Estas son las acciones con las que la oposición en Nicaragua busca sacar del poder a Daniel Ortega

El dictador dijo que las empresas “quieren ganar más de lo que ganaban antes de intentar destruir el país y provocarle un enorme daño a la economía, ellos son los únicos responsables”.

«Y si dicen que no pueden (pagar impuestos), entonces pues que cierren, que se declaren en quiebra, ya vendrán otros empresarios, porque eso dice el capitalismo, ya vendrán otros a hacer lo que hacía la empresa que quebró», afirmó el dictador, que recordó que en el mundo globalizado grandes empresas, enormes bancos, han quebrado que han afectado la economía mundial, pero luego se ha retornado a la estabilidad.

Además Ortega acusó a la empresa privada en Nicaragua de “pagar salarios de hambre” a los trabajadores en Nicaragua para tener “grandes utilidades”.

“Ahí están las reglas del mercado, ellos que defienden las reglas del mercado, las reglas del mercado no dicen que no hay que pagar impuestos”, reafirmó y señaló que las empresas quieren vivir “a costa de las exoneraciones” porque no logran ser eficientes.

“No pueden estar buscando cómo no pagar los impuestos con el cuento de que tienen que ser exonerados toda la vida. ¿Dónde está entonces la eficiencia de esa empresa? que quiere vivir a costa de exoneraciones, así cualquiera, pero ya sabemos que se necesitan los impuestos”, prosiguió el ataque de Ortega contra el sector privado.

Cosep prepara respuesta

Lea además: Daniel Ortega despotrica contra Estados Unidos, Iglesia Católica y sector privado

LA PRENSA consultó a José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) sobre las palabras de Ortega y este se limitó a informar que el lunes los empresarios se pronunciarían sobre dicho discurso.

Así mismo, este medio habló con Sergio Maltez, presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) y aseguró que las palabras de Ortega no sorprendieron dentro del grupo de empresarios y que en la “reacción” del lunes van a contestar “palabra por palabra” a estas declaraciones.

«Dicen que están quebrando algunos, que quiebren. Porque quieren ganar más de lo que ganaban antes, ellos son los únicos responsables», dijo Daniel Ortega, horas antes una multinacional estaba abandonando Nicaragua. LA PRENSA

Se va una multinacional

Y mientras Ortega despotricaba contra el sector privado, que por años premió con exoneraciones y exenciones, un par de horas antes de su discurso, una empresa de capital norteamericano notificaba a sus clientes su retiro de Nicaragua, aduciendo la búsqueda de mayor eficiencia de sus operaciones en el mundo.

Se trata de la empresa 3M, que cerrará sus oficinas administrativas en Nicaragua. En su comunicado la multinacional estadounidense informó a sus aliados comerciales que hasta el 10 de diciembre de 2019 se seguirán despachando sus productos con normalidad.

Luego a partir de enero de 2020 sus productos solo se podrán adquirir mediante “compras directas a entidades 3M no locales”. Luego de su cierre de las oficinas en Managua, la sede más cercana de esta multinacional es la de Costa Rica.

LA PRENSA intentó comunicarse con la oficina de 3M en Managua, pero según el recepcionista los fines de semana el personal administrativo no trabaja. Se desconoce cuántos trabajadores quedarán sin empleo.

Le puede interesar: Gerente de Batca: «Hemos encontrado heces de animales» en cigarros de contrabando y el Estado perderá C$800 millones en impuestos

Otras reglas de Ortega

Pero además de ordenarles a que paguen más impuestos, el dictador Daniel Ortega dijo a los empresarios que no se entrometan en asuntos políticos si quieren permanecer en Nicaragua haciendo negocios, aunque los desafío a crear su propio partido político para que se midan en las próximas elecciones presidenciales en el 2021.

«Si un empresario quiere poner condicionante de orden político, que busque cómo formar un partido político y que se meta a las próximas elecciones, ya veremos cómo saldrá. Desde cuándo un empresario  va andar o debe andar con condicionamientos políticos, porque eso son los mensajes que mandan… querer meterse ellos a una agenda política, ¿quién los ha nombrado diputado, quién los ha nombrado alcalde? El empresario está para desarrollarse como empresa, con las reglas que el mercado establece», afirmó.

Además acusó a algunas empresas de querer seguir inestabilizando el país financiando acciones desestabilizadoras por parte de «grupos terrorristas…están empeñados en eso».

El dictador afirmó que estaba dispuesto a trabajar con todo el sector privado, siempre y cuando los esfuerzos estén en correspondencia con los objetivos que ya tenían definidos antes del estallido de la crisis el año pasado.

Durante casi una década el régimen mantuvo un esquema de «diálogo y consenso» con el sector privado, que debilitó las bases institucionales y democráticos de Nicaragua, situación que derivó de una estallido social que le costó la vida a más de 328 nicaragüenses, que reclamaban volver al país al orden democrático.

Más desempleo

Ortega desestimó el cierre de empresas, pese a que el pasado cinco de noviembre la empresa importadora y distribuidora de cigarrillos, British American Tobacco, anunció que tras la caída de sus ventas producto de la reforma a la Ley Concertación Tributaria, que supuso el incremento de hasta un 210 por ciento en el impuesto a los cigarrillos, tuvieron que reducir en un 30 por cierto su fuerza laboral.

Además denunciaron un aumento considerable del contrabando de tabaco. Al menos 60 trabajadores con salarios altos quedaron en el desempleo por esta medida.

El Informe de Coyuntura de Funides advirtió que este año el desempleo abierto pasará de 7 a 7.4 por ciento, es decir, que este año entre 49 mil y 61 mil personas habrán perdido su empleo, con lo que el saldo de desempleados al final del año —tomando en cuenta los empleos que se perdieron el año pasado— se ubicaría entre 227 mil y 239 mil desempleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *