Quito –

El Registro Electoral Pasivo estaría integrado por unas 600 000 personas que no habrían sufragado en las últimas cuatro elecciones.

Son las estimaciones que se tienen en el Consejo Nacional Electoral (CNE), luego de que una de las reformas al Código de la Democracia establece en el artículo 160 la creación de un Registro Pasivo, en el que constarán aquellos que “no hayan ejercido su derecho al voto en las últimas cuatro elecciones, y que en ese periodo no hayan realizado ningún trámite” para volver a sufragar.

En este Registro o Padrón no constarán aquellas personas que ejercen su voto de manera facultativa que, según la Constitución, son las mayores de 65 años, los ecuatorianos residentes en el exterior, los miembros de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, y las personas con discapacidad.

El ente electoral debe elaborar un reglamento para la aplicación y elaboración de este registro. Y según el consejero electoral José Cabrera, deberá definirse, por ejemplo, cuáles serán las últimas cuatro “elecciones” que se tomarán en cuenta. Plantea una “duda”: “¿Una consulta popular es una elección, o solo se considera a la elección de autoridades?”.

El pleno del Consejo aún no logra reunirse para aprobar el calendario para las elecciones presidenciales y legislativas del 2021; y, por tanto, el Plan Operativo Electoral (POE).

Ayer, la presidenta del CNE, Diana Atamaint, junto con Cabrera presentaron a un grupo de expertos del Centro de Asesoría y Promoción Electoral (Capel), que es parte de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) que trabajarán hasta el sábado próximo en una “validación del diagnóstico del sistema informático” para los comicios del 2021.

En el acto, no estaban los vocales Luis Verdesoto, Esthela Acero, ni el vicepresidente, Enrique Pita. Este último indicó que “no fue informado” sobre esta actividad. (I)




Cortesia El Universo