InicioCentro AmericaUn giro hacia los demás –

Un giro hacia los demás –

A partir de este fin de semana se abre de lleno la temporada navideña, todavía en un contexto de pandemia, con preocupaciones en el horizonte por la irresponsabilidad en el actuar de diputados que pretenden aprobar, otra vez, un deficitario presupuesto cuyas prioridades no apuntan hacia una visión de desarrollo, sino a clientelismos preelectorales y a contrataciones de más burocracia.

Además, la situación económica de la mayoría de guatemaltecos tiene más motivos de preocupación que alicientes, comenzando por los precios de los combustibles y del propano. Si bien las cifras macroeconómicas dibujan un panorama favorable, gracias, sobre todo, a un crecimiento récord en el envío de remesas y al repunte de exportaciones, la microeconomía aún tiene ante sí fuertes valladares como el desempleo, el encarecimiento de la canasta básica real y la delincuencia que azota a muchos guatemaltecos que se ganan la vida en el comercio, formal e informal, que sufren el frecuente embate de extorsionistas.

Aún así, las luces se encienden, la actividad de ventas se activa, surgen trabajos temporales, sobre todo para jóvenes vacacionistas, y el bullicio se incrementa paulatinamente. Para algunos puede ser un barullo que solo oculta de manera momentánea los sinsabores, los rezagos y las tragedias que se viven en el país. Sin embargo, también puede convertirse esta época en la oportunidad de proyectar mayor humanidad, solidaridad y empatía.

Existen personas, grupos religiosos y organizaciones altruistas que emprenden, en el fin de año, loables campañas para la recolección de juguetes, víveres, frazadas y otros enseres en beneficio de orfanatos, hogares de ancianos, indigentes o poblaciones vulnerables. Tales iniciativas son dignas de apoyo, pero también están en la obligación ética de divulgar los resultados de las colectas, así como documentar la ejecución de las entregas. En el caso de funcionarios electos o designados, diputados y aspirantes a cargos públicos es prácticamente inevitable deducir que se trata de propaganda política o egolátrica, sobre todo si se hace con recursos del erario.

Esto no significa que se abstengan de ayudar, pero sí de instrumentalizar la solidaridad en favor de agendas politiqueras. En todo caso, bien dice la escritura: “que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu derecha”, y si en realidad son sinceros sus afanes de ayuda, pueden hacerlo sin presentarse como adalides, aspirantes o egos publicitarios. En esta diferencia estriba la calidad ética de su proyección social.

El llamado a convertir los valores en acciones, la fe en obras y las convicciones en frutos concretos es abierto y constante. Precisamente hoy, el papa Francisco convocó a la V Jornada Mundial por los Pobres, a fin de motivar una mayor sensibilidad, pero sobre todo para mover voluntades en ayuda al prójimo.
Dar una sencilla provisión de alimentos esenciales a una familia necesitada, a una madre soltera o a algún adulto mayor que no puede valerse por sí mismo son posibilidades que no escapan al alcance de nadie. “Es urgente que vayamos nosotros a encontrarlos en sus casas, en los hospitales y en las residencias asistenciales, en las calles”, exhorta el Sumo Pontífice.




Prensa libre

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias