InicioCentro AmericaSubsidio al gas propano –

Subsidio al gas propano –

El Gobierno ha presentado al Congreso una iniciativa de ley para subsidiar el gas propano, de modo que pueda volver a los precios que tenía en abril de 2021. La iniciativa implica un subsidio temporal que estará en vigencia desde su aprobación hasta el 28 de febrero de 2022. Pienso que esta iniciativa de ley es un grave error, no puede respaldarse desde el punto de vista económico. Más bienes es puro populismo, parece que el Gobierno estuviera haciendo campaña para ganar votos. ¿Por qué? No lo entiendo. Si se quiere bajar el costo de vida, hay muchas otras medidas económicas que sí funcionan de inmediato y que permitirán incrementar los ingresos reales de todos los guatemaltecos.

Este subsidio implicará que los tributarios, es decir quienes pagamos coercitivamente impuestos al Gobierno, subsidiaremos a los que consumen gas propano. El monto del subsidio se estima en Q150 millones de aquí a finales de febrero del próximo año. Me sorprendí al ver ayer que el Gobierno sacó un anuncio de una página entera en Prensa Libre, anunciando la iniciativa de ley. Las intenciones pueden ser buenas, pero las consecuencias son malas. Los precios del gas propano fluctúan libremente en el mercado internacional y están aumentando, al igual que todos los demás precios de sus sustitutos, porque la cantidad ofrecida en este momento es relativamente menor a la cantidad demandada. Precisamente el precio del mercado que actúa como un semáforo está indicando en este momento a los que consumen gas propano que sean más eficientes en el uso de este, que traten de disminuir su demanda. Por otro lado, ese mismo precio les está mandado un mensaje a los oferentes a que produzcan más. Solo al precio del mercado, la cantidad ofrecida es exactamente la cantidad demandada. Jamás se podrá escapar de las leyes económicas de la oferta y demanda.

El Gobierno distorsionará el precio del gas propano a través del subsidio, otorgando unas transferencias de escasos recursos de un grupo, la mayoría de los guatemaltecos, los que pagamos impuestos directamente e incluso los que no pagan, pero no consumen y verán afectadas sus oportunidades de mejora de vida, a otro, los que consumen el gas. Es una injusta transferencia de nuestros escasos recursos de un grupo a otro que resultará privilegiado. Unos se benefician en detrimento de otros. ¿Cuál es el costo de oportunidad de esos escasos recursos? ¿Cuáles son las alternativas con mayor prioridad que la de subsidiar el gas propano? Me viene a la mente la justicia y seguridad, el pago de deuda, y estoy seguro de que cada uno de nosotros tendrá en su mente cosas que pueden ser mucho más prioritarias que estas. Luego, el consumidor, con el precio subsidiado, seguirá comportándose de la misma manera que lo hace, como si no hubiera escasez del producto y como si el precio no estuviera alto. Con un precio menor al del mercado, que es la razón del subsidio, habrá una sobredemanda de gas propano justo cuando se requiere que esta disminuya. Así que la cantidad demandada no disminuirá temporalmente, que es el mensaje que este precio alto está mandando ahora a todo el mundo. No se preocupará por buscar sustitutos. El camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones.

Este subsidio implica el uso de valiosos recursos que son muy escasos a favorecer a un grupo a costa de otro. El Gobierno ha perdido su norte, pues esto no tiene nada que ver con su misión de garantizar la vida, la propiedad y la libertad dentro de un estado de Derecho en el que todos seamos iguales ante la ley.




Prensa libre

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias