Se vienen las fiestas y los consumidores se anticipan a los precios de diciembre | Noticias Argentina

Las próximas fiestas serán inéditas por la pandemia del coronavirus, pero también clásicas por las remarcaciones de precios en diciembre. Los consumidores lo tienen claro y por eso, como cada año, los que cuentan con algún margen en el bolsillo comienzan a llenar el congelador y la alacena de los productos típicos de la celebración. Así lo aseguran los comerciantes de la carne, las verduras y las frutas consultados por Crónica, que ya observan que los clientes llevan un poco de más para ganarle a la inflación.

«Siempre conviene hacer adelanto de aumentos, sobre todo en el mayorista, y todos los que tienen unos pesos de más lo saben y adelantan algunas compras. Esto seguramente se va a efectivizar, como viene ocurriendo todos los años, a comienzos de diciembre», señaló en diálogo con cronica.com.ar el analista económico y director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace, quien destacó que «hay un crecimiento del canal mayorista frente al minorista justamente por stockeo, convalidando que ahora se viene tanto Navidad como Año Nuevo, donde seguramente ese anticipo se va a producir sin ninguna duda».

«Diciembre es un mes de alta inflación que, además, converge con una fuerte suba que venimos viendo en alimentos y bebidas. También, algunos trabajadores cobran el aguinaldo en la primera quincena y en ese período hay mucha demanda de comida, bebidas y todo lo que es mesa dulce o el armado del arbolito», precisó el experto en consumo.

Para Di Pace, también se compra mucho en los próximos días todo lo relacionado con la decoración, el arbolito o los artículos clásicos que se compran en un bazar. Se debe sumar también las jornadas de Black Friday, cuando también aparecen oportunidades «donde las grandes superficies comerciales presentan ofertas y descuentos para la jornada».

La carne

Un carnicero de barrio indicó que «en las fiestas siempre se vende más, pero sólo unos cortes específicos que me encargo de tener el local cuanto antes, porque los que pueden compran ya en noviembre», como el peceto, la colita de cuadril, el matambre, el asado y el lechón. «Pienso que este año se va a vender, no como otros años. Y los precios en esa época es normal que se disparen, por la oferta y la demanda«, subrayó Vicente de Lanús, quien anticipó que en diciembre habrá un incremento de un 15%.

Se acerca la navidad (Fernando Pérez Re/Crónica)

«Los que están con el ganado adjudican que compran mucho del exterior, lo que hace que haya una falta en el mercado interno, y eso hace que aumente un poco el precio también«, agregó el trabajador, con 35 años de experiencia en el rubro y 16 en su local ubicado en el conurbano bonaerense. De acuerdo con su mostrador actual, el kilo de asado ronda los $440, el de vacío $490 y la bondiola $480. Por su parte, la colita de cuadril cotiza $560, el matambre $510, el peceto $580, el pechito de cerdo $370 y la costillita de cerdo $370.

Cabe destacar que tanto para Navidad como para Año Nuevo el gobierno nacional prevé estimular el regreso de los «cortes populares», ante las remarcaciones de entre el 10% y el 20% de la carne en general que, es un hecho, se registrarán en los próximos días. En en una primera instancia el programa estaría orientado a las festividades de fin de año, pero con la clara intención de sostenerlo en el tiempo.

En las góndolas

Las gaseosas, los condimentos y los alimentos en lata o envasados suelen ser comprados por la mayoría de los clientes algunas semanas antes de las fiestas para esquivar los aumentos.

Según un relevamiento realizado por este medio en diferentes almacenes del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el precio del lomito de atún de segunda marca de 170 gramos oscila entre los $109 y los $120. La mayonesa de primera marca por 475 gramos, entre los $78 y los $89; la mostaza por 500 g, entre los $120 y los $130. Otro clásico de diciembre es la lata de duraznos. que por 850 g una segunda marca cotiza entre $120 y $140; la de arvejas de 350 g, entre $42 y $49; la de palmitos de 400 g, entre $164 y $185. Y en cuanto a bebidas: una cola de primera marca de 2,25 litros se puede conseguir a $158, mientras que una segunda marca del mismo tamaño ronda los $63.

Verduras, lo que viene

«Lo que más se vende para las fiestas en el rubro verdulería es la papa, la zanahoria, el huevo y tal vez la rúcula para alguna ensalada. Y en cuanto a las frutas, lo que más se comercializa son las de estación, como por ejemplo la ciruela, el durazno, el melón, la uva verde, ananá, cereza y, si queda, frutilla», aseguró a este medio Carolina Alonso, dueña y encargada de Verdulería Palermo.

Diciembre atípico para las verdulerías (Hernan Nersesián/Crónica)

«Para nosotros, en los primeros 15 días de diciembre se trabaja flojo, mientras que los últimos días las ventas se levantan mucho. De todas formas, este año va a ser atípico, quizás se venda menos que en otros tiempos, no por un tema de plata, sino porque va a estar más distribuida la venta», aclaró sobre uno de los rubros que más creció en pandemia por la preferencia de los consumidores por los negocios de cercanía por sobre las grandes góndolas.

Mesa dulce

En diferentes supermercados de la ciudad de Buenos Aires los panes dulces con o sin frutas abrillantadas en paquete de 400 g de segunda marca se encuentran entre los $119 y los $170, mientras que los de primeras marcas arrancan en $220.

Los budines clásicos de chocolate o marmolado, por su parte, oscilan entre los $69 y los $100; y el paquete pequeño de garrapiñadas está alrededor de $30. A su vez, las sidras, clásicas para brindar y recibir al nuevo año, están entre los $74 y los $120. ¿Celebración accesible? A comprar con tiempo.

Se acercan las fiestas (Fernando Pérez Re/Crónica)

Qué eligen los argentinos y un menú para todos los gustos

Mientras se avecinan nuevas remarcaciones en los precios de los alimentos, Crónica recurrió a un especialista de la gastronomía para comprender el paladar de los argentinos en Navidad y Año Nuevo.

«Las comidas más comunes para las fiestas siempre son el famoso vitel toné y la ensalada rusa. Acá en Argentina acostumbramos mucho el asado. Pero después hay muchas familias que se inclinan por las mesas frías o de comidas sencillas para comer con la mano, tipo sándwiches de bondiolita, empanadas o canapés», dijo en diálogo con este medio el cocinero de Mendi Burguer Darío Méndez.

Para el chef, que comparte sus creaciones gastronómicas en su cuenta de Instagram @mendi.burguer, «un menú económico para cuatro personas puede ser: ensalada rusa de entrada, pollo a la mostaza de plato principal, duraznos con crema de postre y un pan dulce de mesa dulce. Mientras que a un precio más elevado se puede realizar el vitel toné, un lechón asado, helado tres gustos y almendras con chocolate».

Gusto por el turrón

Según el cocinero, lo que no puede faltar en la mesa dulce es el turrón. «Para hacerlo, primero, mezclá en un bol las almendras, las avellanas, las nueces y las frutas abrillantadas. Después, sumale los ingredientes secos. Luego fundí el chocolate con la manteca y la miel en una cacerola. Una vez realizado, agregalo a la preparación anterior. Mezclá bien y reservá. Cubrí un molde de 20 cm de diámetro con papel aluminio previamente enmantecado. Colocá la preparación y cociná en horno precalentado a temperatura media (180 ºC) durante 50 minutos. Dejá enfriar, retirá el papel aluminio y mantené envuelto en papel film hasta que quieras consumirlo. Acordate de espolvorearlo con azúcar impalpable antes de comerlo«, aseguró.

Opción vegetariana

«Para los veganos: hummus tradicional para picar, minicanastitas de berenjenas con queso gratinadas, fideos de arroz con salteado de tofu o coliflor asada; y turrón de chocolate vegano de postre», agregó. En tanto, «para los vegetarianos, puede ser croquetas de brócoli o bruschetta de tomate y albahaca. De plato principal, lasaña con brócoli, nueces y ricotta; y por último, flan de limón o mousse de chocolate«, recomendó.

Celíacos

En cuanto al menú para celíacos, Méndez precisó: «Si les gusta el pescado, puede ser croquetas de atún como entrada, que se puede acompañar con una ensalada navideña. Como plato principal, una merluza rellena, que se acompaña de unas papas al horno. Y el postre, unos crepes sin gluten rellenos con dulce de leche».



Cronica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here