InicioCentro America¿Qué estamos pagando? –

¿Qué estamos pagando? –

El debate público y político sobre el rol del Estado, su alcance y su costo ha cobrado gran relevancia a nivel global en estos últimos años.

En gran medida, motivado por la pandemia del covid-19, el gasto público se aumentó de forma exponencial, pero esto sucedió con objetivos y enfoques distintos a lo largo del mundo. Algunos países aumentaron su gasto público para motivar la producción y distribución de la vacuna contra el covid-19, otros países aumentaron la red hospitalaria temporal con efectos de inversión a posterior y lamentablemente otros países siguieron la misma dinámica de aumentar el gasto público, pero sin tener una política pública concreta ni eficiente dentro de sus prioridades.

Tener un Estado eficiente y con presencia en el país tiene un costo, el cual debe ser lo más controlado y limitado posible. Además del costo monetario que tiene el mantenimiento del Estado es importante determinar qué tipo de Estado se está financiando ¿Un Estado moderno y eficiente o un Estado entrometido con las libertades, corrupto y burocráticamente ineficiente?

El crecimiento eficiente de un Estado moderno y limitado se puede determinar en gran medida en identificar de forma concisa dónde está su inversión y el retorno que esta tiene para la ciudadanía. Regularmente identificar esta prioridad es fácil porque es parte del debate nacional y los ciudadanos tienen una noción de cuál es el enfoque de inversión pública para los siguientes años.

El financiamiento de infraestructura de calidad es de beneficio directo para los costos movilidad, transporte y transacciones. Así como lo puede ser el financiamiento de presencia de seguridad ciudadana.

El financiamiento de políticas públicas de necesidad y beneficio como lo puede ser un programa educativo para potenciar las aptitudes laborales de la mayor parte de la población o la eliminación de la desnutrición crónica.

Los Estados no limitados están plagados de corrupción, burocracia ineficiente y se entrometen en la mayor parte de los aspectos que permanecer en la esfera privada de los ciudadanos. Y suelen crecer y aumentar sus recursos rápidamente en detrimento de la ciudadanía.

Con el aumento de gasto público que hemos tenido en los últimos años y que tuvimos recientemente con la aprobación de un nuevo presupuesto nacional es importante contestar las siguientes preguntas: ¿Qué estamos pagando? ¿Está siendo el presupuesto general de la nación una herramienta de enfoque y financiamiento de políticas públicas con beneficio directo para la población? o ¿Estamos pagando un gasto público sin beneficio concreto para la población?

Año tras año el presupuesto general de la nación cobra relevancia en los últimos meses del año, pero puede que sea muy tarde para redirigir el enfoque del tipo de gasto que necesita el país. La medición de la calidad y sobre el tipo de Estado que tenemos debe ser constante. Esto se hace indispensable si queremos lograr un Estado que genere prosperidad y oportunidades para su población.




Prensa libre

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias