InicioCentro AmericaOtro fraude consumado –

Otro fraude consumado –

El dictador Daniel Ortega fue reelecto en uno de los fraudes más escandalosos que pudieran existir en su país. ¿Y qué hacen los demás países del mundo entero? Pues quienes felicitaron y dan su apoyo a Ortega son precisamente algunos de los más cuestionados, comenzando por Venezuela y Cuba, donde sus gobernantes tienen el poder, pero no han sido electos libremente. Otros dos países que se alinearon con Nicaragua son Bolivia, por razones ideológicas, y Rusia, por intereses económicos y políticos.

En cuanto a Estados Unidos y la Unión Europea, el rechazo ha sido contundente, dados los vicios que llevaron a este fraude electoral. Ortega, para quienes no se recuerdan o no se han enterado, encarceló este año a sus más importantes opositores políticos. Como diría Carlos Alberto Montaner, cualquiera de ellos hubiera arrasado contra Ortega. Así de fácil, Ortega los quitó de la contienda con encarcelamientos absurdos, violando todo derecho humano que debe existir en un país civilizado. Cuánta razón tenía Lord Acton cuando expresó su famosa frase: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”.

Daniel Ortega se aferró al poder y ahora, con su esposa, Rosario Murillo, son los amos y señores del país, controlando absolutamente todo. No hay organismo que pueda oponerse a estos dictadores. La justicia, el Congreso y hasta la Prensa han sido cooptados por estos criminales que algún día deberán pagar por haber asesinado a cantidad de personas, 328 personas fallecidas en las protestas del 2018, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de Estados Americanos (OEA), que en su momento se opusieron a sus abusos, y tiene encarcelado a cualquiera que le pueda significar la pérdida de ese poder. Además destruyó una incipiente democracia que en algún momento parecía estarse construyendo pero que nunca llegó a ser realidad.

¿Qué hay de Guatemala? Hace poco, a mediados de octubre, el Consejo Permanente de la OEA aprobó una resolución para que se liberara a los presos políticos en Nicaragua, entre quienes figuraban los candidatos presidenciales de la oposición. Sin mayor explicación, Guatemala, junto con México y Argentina, se abstuvo. Para mí fue una vergüenza. Por suerte, la resolución fue aprobada por una mayoría de 26 países. Ahora que se dio la farsa de las elecciones en Nicaragua es un alivio escuchar al presidente guatemalteco rechazar esas elecciones debido a que no fueron ni libres ni justas. Aún así, hasta ahora no ha sido contundente la oposición a ese escandaloso fraude en Nicaragua.

¿Podrá hacer algo la presión internacional? No estoy seguro. El mismo Ortega se sigue aislando del resto del mundo, y aunque Rusia, Venezuela, Cuba y Bolivia le den el espaldarazo, va a ser muy difícil que salga adelante. Aunque ya vemos que cuando lo dictadores se aferran al poder y se apropian de toda riqueza existente, aunque destruyan el crecimiento económico, el bienestar de sus pueblos y sigan controlando a su gente a través del terror, pueden durar años hasta que algo ocurra.

¿Volverán las dictaduras a Latinoamérica? Bueno, al parecer sí. Ya vemos a Cuba con su dictadura eterna, Venezuela siguiendo el ejemplo de Cuba y, ahora, Nicaragua. Estas dictaduras se sostienen a base de poder y terror sobre la población. Las condenas han sido muchas y seguirán. Pero, al parecer, esas condenas solo quedan en papel y no trascienden a cambios profundos hacia un sistema que respete los derechos humanos y permita la división del poder y la vuelta a elecciones libres. La presión internacional pareciera no tener efecto sobre ellos. ¿Qué más se podría hacer?




Prensa libre

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias