InicioEspaña"Lo importante no es el catalán sino que el paciente se sienta...

«Lo importante no es el catalán sino que el paciente se sienta entendido y pueda entender al médico» – Noticias España

El doctor José Manuel Valverde es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y desde hace un año ostenta la presidencia del Colegio Oficial de Médicos de Baleares (COMIB). En este periodo, le ha tocado transitar con la pandemia derivada de la covid-19, el escenario más duro y convulso al que se han tenido que enfrentar los sanitarios. Por el camino, muchos compañeros comprometidos pero exhaustos, muchos pacientes fallecidos y la esperanza en forma de vacuna.

Pregunta.- ¿Qué balance hace de su presidencia ahora que se ha cumplido un año?

Respuesta.- El balance es positivo, positivo en cuanto a las cosas que hemos podido hacer, no tan positivo en cuanto al desgaste emocional porque la verdad es que ha sido un año muy difícil en muchos sentidos. Ha sido un año de pandemia, un año de ajustes, un año de las complicaciones. Ha habido que resolver muchos conflictos y muchos problemas. Por tanto, desde el punto de vista de los logros conseguidos, muy bien; desde el punto de vista del desgaste emocional y personal, no tan bien.

P.-¿Cómo se encuentran los médicos después de un año y medio de pandemia?

R.- Estamos todos muy cansados. Ha sido un esfuerzo sobrehumano, no solo en Atención Primaria. La Atención Primaria ya venía de unas dificultades y una falta de personal crónica, que no ha sido algo nuevo. Y en los hospitales también ha ocurrido. En Primaria hemos llevado prácticamente el 90% de la pandemia y lo hemos hecho sin personal suficiente en los veranos y en las vacaciones y sin sustituciones totales. Hemos estado un poquito tensionados y eso también pasa factura.

P.- A pesar de todas esas dificultades, el personal sanitario ha respondido.

R.- Sí, pero no teníamos otra opción.

P.- ¿Cree que se ha acabado esta pesadilla?

R.- La pesadilla está cerca de acabarse, pero hay que pensar que mientras haya una sola persona en el mundo que no esté vacunada, el riesgo sigue. Y  las tres cuartas partes de la población mundial no han recibido la vacuna. La vacuna la hemos recibido exclusivamente los países desarrollados. Nosotros tenemos unas cifras óptimas y ya se han levantado una serie de limitaciones. Pero es preocupante lo que está ocurriendo en algunos países europeos como el Reino Unido donde las cosas no van nada bien. En Alemania tampoco van nada bien. En Rusia, van francamente mal. Entonces, cantar victoria, decir que tenemos las cifras muy bien… Hay que ser cautos. Ha habido otros momentos en la pandemia en que hemos tenido las cifras muy bien y después se ha torcido. No hay que ser alarmistas, pero hay que estar prevenidos y ser muy prudentes. Quizá la batalla todavía no ha terminado del todo.

P.- ¿Ha sido la covid-19 lo más duro a lo que se han enfrentado?

R.- Por supuesto. No ha habido absolutamente nada parecido. Yo tengo 65 años, acabé con 23 años la carrera y llevo una serie de años importantes ejerciendo la medicina. Como médico no he vivido una situación con tanta angustia y tanta dificultad. No he tenido nunca tantos pacientes que han desaparecido. No es comparable absolutamente a nada.

P.-¿Y cómo definiría el comportamiento de la población balear ante las restricciones impuestas y la vacunación?

R.- La población balear y la española globalmente se ha comportado muy bien. Ha habido solo singularidades o cosas muy puntuales con algunos colectivos que se han quejado acerca de las medidas de restricción. En otros países como Francia o Italia ha habido manifestaciones, follones impresionantes, como una especie de revolución a lo bestia, cosa que nosotros no hemos tenido en España. El número de gente que se ha puesto las vacunas en España es puntero a nivel mundial. Quiero decir, aquí ha habido sus singularidades, sus peculiaridades y algunos negacionistas. Pero globalmente la gente se ha comportado muy bien, se ha puesto las vacunas y ha entendido que una situación como ésta o la ganamos entre todos o no salimos.

P.- ¿Cómo valoraría la gestión de la Conselleria de Salud que dirige Patricia Gómez?

Si nos atenemos a las cifras y a cómo han funcionado las cosas en Baleares, la gestión ha sido buena. A lo mejor en algunas cosas no estaré tan de acuerdo, pero en cómo se ha manejado la situación y cómo se ha gestionado la pandemia, la verdad es que no se podía hacer mejor.

P.- La falta de médicos y especialistas en Baleares es un mal endémico que no se ha logrado revertir. ¿Qué opina de que este Govern vete la contratación de profesionales sanitarios por no tener una titulación de catalán?

R.- No hay que sobredimensionar el tema del catalán. Hay muchísimos profesionales en la isla que no tienen ese título de catalán y están trabajando. Hay que pensar que en nuestra comunidad tenemos dos lenguas cooficiales. Lo importante o lo interesante es que el paciente se sienta entendido y que pueda entender al médico. Yo creo que buscar batallas donde no existe o buscar problemas donde no existen, a veces es una labor muy política y no mucho más. Yo llevo muchísimos años en Baleares. Cuando llegué en el año 1983 a Bunyola, había muchísima gente, sobre todo gente mayor, que no hablaba una palabra en castellano. Ya me ocupé yo de que me entendieran y de entenderlos. Yo jamás he tenido un solo problema con un paciente. Tengo muchísimos pacientes que están en su perfecto derecho, que no me han hablado ni una sola vez en castellano en 20 años y no hay ningún problema.

P.- ¿Y qué le parece la creación de la Oficina de Defensa de los Derechos Lingüísticos del Govern, que ya ha abierto expedientes a sanitarios por no hablar en catalán?

R.- No se ha expedientado a nadie y dudo mucho que se llegue a expedientar a alguien por ese tema. Yo creo que eso es política y es tirarse los trastos unos a otros y utilizar algo tan sensible y tan delicado como es en este momento la sanidad. Yo creo que no es el momento de hacer este tipo de maniobras, ya que no está el horno para bollos.

P.- ¿Usted cree que los médicos quieren venir a trabajar a Baleares a pesar del catalán y la carestía de la vida?

R.- El catalán no es el problema. No es el catalán, ni lo va a ser nunca. Cualquier persona con dos dedos de frente no va a poner ningún freno ni ninguna dificultad con la carencia de médicos que tenemos ahora mismo. El problema gordo es, por un lado, el coste de la vida en Baleares que hace que a un MIR o una persona con un sueldo reducido no le venga muy a cuenta venir a trabajar aquí. Con el mismo sueldo en Badajoz o en Cuenca puedes vivir muy bien y aquí no, porque no solamente es el coste de la vivienda, que es imposible. Imagínese ir a Ibiza a hacer una sustitución de verano y que el 75% del sueldo se lo coma el alquiler, es que no merece la pena. Pero no es sólo eso, es el coste habitacional, el coste de los alimentos…

Y el otro gran problema es que en Baleares no sabemos fidelizar a los médicos. Ya no es sólo que se les pague adecuadamente, es tener unas condiciones laborales que les permitan albergar ciertas expectativas de vida. Si tienen que venir de Madrid o de cualquier otra comunidad autónoma, deben tener ciertas seguridades. No les pueden contratar para tres meses porque no les merece la pena moverse, buscar una casa, movilizar a toda la familia… En Baleares la falta de médicos es un problema muy gordo pero ahora lo están sufriendo en toda España, sobre todo de sanitarios de Atención Primaria. Por eso, otras comunidades se están poniendo las pilas y están ofreciendo condiciones de trabajo. Y de momento yo he visto una en las redes una campaña del IB-Salut para captar profesionales, por cierto, 100% en castellano.

P.- ¿Cómo valora la resolución del Supremo que anula el decretazo del catalán en la sanidad del Govern y que va a suponer que ahora en Baleares se exija al personal sanitario niveles de catalán más elevados?

R.- En principio ese decreto modulaba una ley, bajando los requerimientos por la especial dificultad que tiene la Comunidad Autónoma para conseguir sanitarios. Una vez tumbado judicialmente ese decreto, la solución es hacer otro, en el mismo sentido, pactándolo, que se ajuste a la realidad de nuestra comunidad autónoma. Hay un déficit crónico de sanitarios, especialmente de médicos, y no es coherente hacer nada que dificulte aún más la tarea de conseguir que vengan y se queden entre nosotros.

P.- La Facultad de Medicina de las Islas debería contribuir a paliar esa escasez de profesionales.

R.- Hacer más residentes, tener más residentes, formar más residentes está muy bien, pero luego hay que fidelizar a esos médicos. Si tú formas a 20, 25 o 30 residentes de familia y la mitad se te van, se te van porque van a tener mejores condiciones económicas en cualquier otro sitio. Entonces, no te sirve de nada formar a gente. Está muy bien tener una Facultad de Medicina, pero luego tenemos que conseguir que se queden, darles unas condiciones de trabajo dignas. Nadie puede hacer planes si no le ofrecen una cierta estabilidad laboral y eso ahora mismo no se está dando.

P.- Palma está acogiendo en los últimos meses importantes congresos médicos de Atención Primaria, Reumatología… ¿Cómo lo valora?

R.- El primero que hubo fue de Medicina de Familia.  Se hizo en junio en unas condiciones de seguridad máxima porque era el primer congreso después de la pandemia, que era híbrido, era presencial y online. Luego otro de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), que, en mi opinión, fue un poquito masivo. Y después se celebró uno de Reumatología. Fui a inaugurarlo y estuvo muy bien. La gente estaba súper contenta porque la mayor parte no había visto a sus compañeros en muchísimos meses y es una señal de normalidad. Aunque hay que hacerlo con muchísimo cuidado.

P.- Las listas de espera se han disparado por la covid y mucho ciudadanos siguen esperando que les llamen para someterse a intervenciones quirúrgicas o ir al especialista. Con la bajada de contagios y hospitalizaciones en la actualidad, ¿se está poniendo remedio a este problema?

R.- El tema de las listas de espera se tendrá que arreglar, como otras muchas cosas en sanidad. Decía el otro día la vicepresidenta segunda de la Organización Médica Colegial (OMC), Manuela García, que era mi antecesora, que las cosas no se arreglan con comités y listas de planes, sino que se arreglan poniendo dinero encima de la mesa y siendo serios. Y esa es la única solución a la actividad hospitalaria, fundamentalmente dedicada a la atención de la covid. Con la pandemia se han ido acumulando las consultas y ahora tenemos unas cifras de listas de espera importantes. Eso no solamente tensiona y no solamente es un problema para la atención hospitalaria, sino también lo es para atención primaria. Como es lógico los pacientes se quejan y tienen toda la razón del mundo. Pero es que nos hemos enfrentado a un problema muy gordo y los esfuerzos de toda la sanidad han estado volcados en la lucha contra la covid. Es verdad que hay muchas cosas que se han quedado detrás. Pero la prioridad absoluta era salvar vidas y salvar vidas covid.

P.- ¿Han fallecido muchos sanitarios por la covid en Baleares?

Dos, que tengamos conocidos. Hubo un médico alemán, creo recordar que era cardiólogo, que trabajaba en la privada, y una médica búlgara que era ginecóloga. Hemos tenido dos por desgracia. Pero gracias a Dios ha habido gente que ha estado muy malita pero ha podido superarlo.

P.- Parece que la covid ha llegado para quedarse. ¿Es de los que creen que será como una gripe estacional?

R.- Si tengo que ser sincero, yo no me atrevería a dar un diagnóstico o hacer futurología sobre qué va a ser la covid. En principio, los expertos hablan de que se convertiría en una enfermedad estacional, del estilo de la gripe, que probablemente afectaría en un determinado tiempo, que podría ser perfectamente con el frío. Por lo que tendríamos que estar vacunándonos igual que la gripe y nos harían una vacuna conjunta. Pero cualquiera sabe los sustos que todavía nos puede dar la covid.

Okdiario

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias