El juego ilegal en España, un fenómeno que puede expandirse

La deriva que están cogiendo las últimas informaciones en España, acerca de diversas prohibiciones promovidas en torno al sector del juego legal por las autoridades, puede desembocar en el efecto contrario. Si se torpedea la actividad dentro de la legislación vigente y se prohíbe a las plataformas oferentes llevarlas a cabo con toda naturalidad, puede surgir un mercado alternativo que opere al margen del reglamento y sin dejar ningún rédito a las arcas públicas y sin que las autoridades puedan tutelarla de manera exhaustiva.

Cualquier actividad económica debe tener unas reglas claras del juego, y lo cierto es que cuanto menos incida la incertidumbre de los gobernantes que intenten modificar su marco legal, mejor será el rumbo que tome ese modelo de negocio para todos los agentes implicados.

Todo este cambio en la mentalidad de miles de personas dentro del territorio nacional llega como consecuencia de las múltiples voces interesadas que suscitan críticas sobre un sector muy boyante en lo económico y que genera un gran valor añadido. Es cierto que, aunque el sector de los casinos online en España goce de una extraordinaria salud, también pueden surgir algunas malas praxis como consecuencia del desempeño de la actividad que se deben corregir de forma irremediable, para poder alcanzar así el ansiado juego responsable.

Lo cierto es que España no es el único país en los que se imponen estas tesis críticas en la sociedad acerca del juego legal, con lo que eso puede conllevar a la hora de la proliferación de un mercado alternativo sobre el que no se tenga ningún control.

El Reino Unido es otro claro ejemplo de ello, y ha sido una de las primeras naciones en implantar un marco legal bastante más estricto en torno a la actividad del juego y todas las plataformas dedicadas a este tipo de ocio.

GVC pasa por ser una de las compañías oferentes de diversos tipos de juego y apuestas de las islas británicas, y en palabras de su ex CEO, Kenneth Alexander “ se observa una controversia con las prohibiciones que quieren imponer un lobby internacional, que impediría continuar con los buenos datos económicos que irradian del desarrollo de este tipo de ocio diariamente ”.​

Imponer las cosas a la población de forma obligada, suele conllevar bastantes problemas como así se ha demostrado en el Reino Unido. La publicidad delo juego online tiene un marco legal en este territorio bastante estricto, que limita la captación de nuevos clientes por parte de las plataformas de juego legales. En cambio, aumenta de manera clara el juego a través de otros cauces no ubicados dentro de lo que se concibe como la actividad tradicional.

Por ello, cabe preguntarse si en España es conveniente incorporar una legislación prohibitiva o algo más laxa en torno al negocio del juego, tanto en su parcela física como en la interactivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here