InicioColombiaDesatinos de Colombia en grandes temas internacionales - Noticias Colombia

Desatinos de Colombia en grandes temas internacionales – Noticias Colombia

La falta de cuidado en los últimos meses de algunos funcionarios en temas de repercusión internacional ha conducido a polémicas innecesarias para Colombia con otros países y a tener que hacer rectificaciones e, incluso, pedir disculpas, como se vio recientemente con Irán, después de que en una declaración se calificó como enemigo, y ayer con Alemania e Israel, a raíz de que en un intercambio pedagógico en la escuela de policía en Tuluá se utilizaron símbolos nazis.

Los más recientes episodios se han producido este mes, obligando al presidente Iván Duque a hacer aclaraciones, primero por lo dicho por el ministro de Defensa, Diego Molano, quien en medio de la visita oficial del Jefe de Estado a Israel, calificó a Irán como un enemigo; y  en un intercambio pedagógico en la escuela de policía en Tuluá, Valle, los estudiantes recrearon el periodo del nazismo e incluso se personificó a Adolfo Hitler, despertando la inmediata reacción de Alemania e Israel, que manifestaron su malestar.

Irán, país «enemigo»

Durante la visita de Estado que realizó Iván Duque a Israel a principios de este mes, en un encuentro que sostuvo el ministro de Defensa, Diego Molano, con el presidente de esa nación, Isaac Herzog, dijo que “aquí tenemos un enemigo común y es el caso de Irán y de Hezbolá que opera en contra de Israel, pero también apoya el régimen de Venezuela”.

Esta afirmación motivó críticas en Colombia por parte de sectores políticos y otros, calificándola como desafortunada, porque nuestro país tiene relaciones diplomáticas con Irán desde hace más de 50 años. En tanto que el embajador de esa nación, Mohammad Ali Ziaei, en un comunicado señaló que “Irán y Colombia son dos países amigos y tienen una histórica relación. La destrucción de esta relación no beneficia a los pueblos de los dos países”.

Fue cuando el presidente Duque tuvo que entrar a apagar el ‘incendio’ desatado y desautorizó a su Ministro al advertir que “nosotros no usamos la palabra enemigos para hablar de ninguna nación (…) Nuestras posturas siempre han sido en el marco del derecho internacional”.

Días después, Molano aceptó que se había equivocado pues «fue una declaración apresurada. Como lo señaló el Presidente de la República, Colombia no utiliza la palabra enemigo para referirse a ninguna nación», afirmó.



Símbolos nazis

La Policía señaló en un comunicado que «de manera equivocada e inconsulta el día de hoy (ayer) se realizó una actividad de carácter pedagógico sobre historia universal en la escuela de policía Simón Bolívar, ubicada en el municipio de Tuluá, Valle del Cauca, en la que estudiantes de ese claustro policial recrearon escenas alusivas al período de la Alemania nazi».

Agregó que «la Policía Nacional rechaza con la mayor vehemencia la decisión tomada al interior de la escuela, se trata de hechos que van en contravía de la política institucional de absoluto respeto por los derechos humanos». Al tiempo la institución subrayó que «el uso de emblemas nazis y la caricaturización del uniforme policial son inaceptables, y por ello se ha tomado la decisión de remover del cargo al director de la escuela Simón Bolívar».

Por último, la Dirección Nacional de Escuelas de la Policía ofreció excusas públicas a «la comunidad judía y a todas aquellas personas ofendidas por los desafortunados sucesos ocurridos en Tuluá».

En tanto que en un comunicado conjunto las embajadas de Israel y Alemania en Colombia expresaron «su total rechazo a cualquier muestra de apología al nazismo. Eventos como este son indignantes y ofenden de manera directa, no solo a los judíos sino también a todas las víctimas del régimen nazi y sus criminales».

Agregan estas embajadas que «cualquier discurso de odio puede llevar a resultados trágicos como los vividos años atrás durante la Segunda Guerra Mundial, donde seis millones de judíos fueron asesinados en el crimen más horrendo jamás cometido en la historia de la humanidad»

Dicen también que en el marco de este evento «lamentable en Tuluá, las embajadas de Israel y de Alemania en Colombia hacen un llamado al Gobierno de Colombia para reforzar la pedagogía en las instituciones oficiales y el sistema educativo sobre el Holocausto”.

Ante la polémica situación, nuevamente el Gobierno nacional se vio en la necesidad de hacer aclaraciones. El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que “la Cancillería de Colombia hace eco de la declaración del presidente Iván Duque y se suma a las sinceras disculpas de la Policía de Colombia a la comunidad judía, alemana e internacional y las personas ofendidas con la desafortunada e incomprensible actividad en la Escuela de Policía de Tuluá”.

Finalmente, el presidente Duque subrayó que “cualquier apología al nazismo es inaceptable y condeno toda manifestación que haga uso o referencia a símbolos alusivos a quienes fueron responsables del Holocausto judío que cobró la vida de más de seis millones de personas. El antisemitismo no tiene cabida en el mundo”.

Durante su reciente visita a Israelm el presidente Duque recorrió el Museo Yad Vashem, construido para preservar la memoria sobre el Holocausto judío a manos de los nazis. Allí hizo un homenaje y dijo que “este es el testimonio que dejamos durante nuestra visita a Israel, en el que recordamos la memoria de todas las víctimas”.



Invitación a escritores

En septiembre pasado el embajador en España, Luis Guillermo Plata, pidió disculpas porque reconoció que no fue preciso en unas declaraciones que dio acerca de los criterios que se tuvieron para invitar a 37 autores colombianos a la 80.ª Feria del Libro de Madrid, en la cual Colombia era el país invitado. 

Explicó que cuando utilizó la palabra “neutro” quiso referirse a la imparcialidad a la hora de seleccionar a los escritores y no a que se tuvieron en cuenta otras razones.

La polémica surgió después de que la Revista W Magazín en un artículo con el título «El Gobierno de Colombia excluye a escritores prestigiosos como invitado en la Feria del Libro de Madrid», dijo que “varios de los escritores ignorados por el Gobierno del presidente Iván Duque han expresado en diferentes momentos sus críticas a dicha administración, y a las que la han precedido, no al país. No es extraño, no porque sea Duque, sino porque es lo que los ciudadanos esperamos de sus creadores e intelectuales: miradas analíticas, reflexivas y/o críticas que ayuden a entender y comprender mejor la realidad desde sus libros y/o artículos de opinión”.

A este evento no fueron invitados algunas plumas de gran relevancia nacional e internacional como Fernando Vallejo, Laura Restrepo, Piedad Bonnett, William Ospina, Héctor Abad y Pablo Montoya.

Días previos a la Feria del Libro de Madrid, el embajador Plata durante la presentación del programa en un desayuno con periodistas indicó que “uno no quisiera que una feria literaria se convirtiera en una feria política. Ni para un lado ni para el otro. (…) Se ha tratado de tener cosas neutras donde prime el lado literario de la obra». 

Tras la polémica, el embajador dijo que “me equivoqué, desafortunadamente el modo en que empleé mi palabra distorsionó el sentido último de lo que quería expresar”.

Al tiempo, la Cancillería en un comunicado dijo que «tanto la programación como la selección de los libros se realizó a través de cuatro ejes temáticos previamente enunciados y, adicionalmente, se tuvieron en cuenta criterios como diversidad regional, diversidad generacional, participación igualitaria de hombres y mujeres, representación de diversos géneros literarios, diversidad de públicos al que son dirigidas las obras e incorporación de nuevas y valiosas voces que aún no habían tenido la oportunidad de estar en eventos de tan alto nivel, entre otros».



El Nuevo Siglo

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias