Abordando la calidad del aire durante un tumultuoso 2020

En un año que ha proporcionado más que su parte de giros y vueltas, nuestro medio ambiente se enfrenta a otro desafío: los incendios forestales extremos.

Los impactos generalizados del humo tanto de los incendios forestales locales como los del oeste de los Estados Unidos han provocado períodos prolongados de mala calidad del aire debido a los altos niveles de partículas finas (PM2.5). En septiembre, Los Angeles también registró sus niveles más altos de ozono (también conocido como smog) en más de 25 años cuando una poderosa ola de calor y los impactos de los incendios forestales se apoderaron de nuestra región.

Aquí, en South Coast AQMD, distrito que gestiona la calidad del aire en la región de los condados de Los Angeles, Riverside, San Bernardino y Orange, sabemos que nuestra combinación única de topografía, una gran población y movimiento de mercancías crea la combinación perfecta para formar contaminación del aire. Todo eso, combinado con los recientes incendios forestales y el calentamiento climático, nos dice que ahora es el momento de acelerar la transición a motores más limpios para fuentes móviles como camiones, trenes y barcos, que contribuyen con la gran mayoría de las emisiones contaminantes del aire en nuestra región.

South Coast AQMD ha estado trabajando arduamente para aprobar regulaciones estrictas sobre fuentes estacionarias como fábricas, refinerías y plantas de energía. Si bien nuestra autoridad sobre las fuentes móviles es limitada, invertimos millones en desarrollar e implementar tecnologías de fuentes móviles más limpias. Estos esfuerzos han dado resultados positivos. De hecho, el 2019 fue el año más limpio registrado para PM2.5, con niveles que disminuyeron en más de la mitad desde que comenzaron las mediciones hace 20 años. Los niveles de ozono han disminuido significativamente con una reducción de casi el 80% desde la década de 1950.

Nuestra agencia ha demostrado que con las regulaciones adecuadas, la financiación de incentivos y las asociaciones con las comunidades, las empresas y los gobiernos estatales, locales y federales, es posible mejorar la calidad del aire y lograr un aire limpio. Sin embargo, no todas las comunidades se benefician por igual. Las comunidades desfavorecidas sufren la mayor parte de los impactos de la mala calidad del aire, incluido el asma y otras enfermedades respiratorias. Estos impactos negativos en la salud han empeorado durante la crisis de COVID-19, lo que demuestra que ahora es más importante que nunca invertir en nuestras comunidades desfavorecidas para mejorar la calidad del aire. South Coast AQMD colabora con estas comunidades como parte de nuestro programa AB 617. Trabajando en conjunto con un grupo diverso de personas que principalmente viven, trabajan o poseen negocios dentro de cada comunidad específica, ayudamos a las comunidades a desarrollar planes de control del aire y reducción de emisiones diseñados en torno a sus preocupaciones sobre la calidad del aire.

Aunque 2020 ha presentado sus reveses y desafíos, South Coast AQMD continúa trabajando incansablemente para limpiar el aire y proteger la salud pública.

La Opinion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here