El ex Mides señaló que denuncias contra las antiguas autoridades son «todo un entretenimiento para operar en un ajuste de fondo que tiene que ver con achicar el Estado».

El exdirector del Mides Juan Pablo Labat dijo a LA REPÚBLICA que es «ridícula» la comparación de Pablo Bartol sobre lo que está haciendo la cartera en referencia a los 15 años anteriores. A su vez señaló una «operación» del gobierno para desprestigiar lo hecho por el FA y así llevar adelante «un ajuste de fondo que tiene que ver con achicar el Estado».

«Proporcionalmente, hemos hecho más en cuatro meses que el FA en 15 años», dijo días atrás el secretario de Estado Pablo Bartol al referirse al Mides. Consultado al respecto Labat señaló que «es ridícula la comparación».

Si bien destacó el aumento de los cupos para los refugios, señaló que dicha capacidad «hay que tomarla con pinzas. No existe mucha información clara al respecto. Lo que sí sabemos por la cantidad de gente que conozco dentro del Mides es que más allá de esas declaraciones no está entrando gente a los refugios. Están prácticamente cerrados a nuevos ingresos, cuando la población en buena medida es de mucha relatividad», comentó.

«Lo cierto es que el problema de calles no ha mejorado en nada», afirmó. «Haber puesto 400 cupos lo aplaudo, me parece bien. Comparar eso con el trabajo anterior es algo poco feliz y muy ignorante», señaló.

Respecto al papel del Mides bajo el gobierno multicolor, el exdirector indicó a este medio que «hay reclamos del sindicato del Mides, que plantea una movilización para dentro de pocos días porque hay denuncias que se están recortando recursos, programas de violencia basada en género, el seguimiento de trabajo de focalización de transferencias monetarias», denunció.

«Hace muchos meses desde que se lanzó la pandemia que no se va más a los territorios a valorar la situación de la gente, a que haya nuevos ingresos a la tarjeta. Imaginate que en la emergencia de la situación socioeconómica y el programa que brinda la tarjeta alimentaria, las asignaciones familiares, no reciben más visitas», reflexionó.

«Hay algunos refugios que se han dado de baja, por eso cuando se dicen números nuevos de cupos no sabemos si están descontados los que se cerraron o no», recordó.

Labat dijo además que «cuando uno mira el desempeño efectivo de las políticas, además de no encontrar ninguna novedad, alguno no se usa para nada bien. Se anunció un despegue de Uruguay Trabaja, ya deberían haber hecho los llamados para que la gente estuviera trabajando, y fruto de la pandemia no se hace nada. Realmente no veo lo fabuloso de este gobierno».

Parte de una operación

Consultado respecto a las críticas de las actuales autoridades a las anteriores, el dirigente del FA se refirió a una operación del gobierno. «Nos entretenemos todos los días con un montón de auditorías y cosas por el estilo. Auditorías hechas por Santo y Seña». «La operación es parte de una estrategia del gobierno, ni siquiera del Mides. Es necesario tener noticias que tapen el escándalo de Argimón, es necesario tener noticias que tapen la cantidad de funcionarios públicos, los contratos. Es todo un entretenimiento para la tribuna para operar en un ajuste de fondo que tiene que ver con achicar presupuesto, achicar el Estado», aseguró.

A su vez Labat dijo que estamos ante una operación muy elaborada, «tiene mucho pienso para una puesta en escena que permita o trate de distraer a la gente en asuntos menores. Todas las denuncias que se han hecho respecto al Mides son de asuntos administrativos y operativos», dijo, señalando que le hace lugar a cuestiones como las «armas guardadas en las cajas, esas cosas que hay que aceptarlas».

«Hay mucha mala intención de plantear: ‘no repartieron los tapabocas, las sillas de ruedas, los pañales a los niños, hay mucha mala fe, todo eso para poder construir una sensación del inmenso caos y esto requiere una juste necesario. Y en realidad no se requiere un ajuste necesario. Están contratando organizaciones de sociedades civiles por designación directa, las canastas se las dieron a cualquiera, no atienden a la gente en la puerta de entrada, no visitan a la gente por cuidados. Es una gran mentira con mucha agencia de publicidad», dijo.

¿La herencia maldita?

Consultado sobre el relato de la «herencia maldita» que desde el FA señalan que el gobierno quiere imponer, Juan Pablo Labat dijo a LA REPÚBLICA que «nos gobierna una empresa de publicidad, ¿qué está haciendo?, no sabemos, porque en el medio de esa comunicación simbólica, esa elaboración subliminal atrás, hay medidas de ajuste: menos trabajadores, menos programas, menos recursos, amigos». «¿Cuántas veces se hizo alarde del Mides, de los pases en comisión? Esos que hablaban de los pases en comisión del Mides son los que en la LUC hicieron que el Mides, ahora que tiene toda su estructura armada, igual tenga 115 pases en comisión».

Cortesia de La Republica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here