El Museo del Louvre en París, Francia, abrirá sus puertas el lunes con las medidas sanitarias adecuadas ante la pandemia de coronavirus para prevenir contagios de covid-19 entre los visitantes. La crisis ha dejado «más de 40 millones de euros de pérdidas» al museo más grande y más visitado del mundo, de acuerdo con el presidente del recinto Jean-Luc Martínez

A partir del 6 de julio, 70 por ciento del museo, es decir, alrededor de 45 mil metros cuadrados, estará abierto al público con las áreas más frecuentadas como las antigüedades, en particular las egipcias. 

Jean-Luc Martínez vaticina tres años difíciles desde el punto de vista financiero y apuesta por una «democratización cultural» dirigida principalmente a los jóvenes y a los públicos más modestos, sobre todo franceses.

«Perdemos 80% de nuestro público. 75% de nuestros visitantes son extranjeros. Vamos a tener como mucho entre 20% y 30% de nuestro público del verano 2019, entre 4 mil y 10 mil visitantes diarios», dijo Jean-Luc Martínez la semana pasada. 

Las reservas de hora para las visitas se abrieron el 15 de junio en internet y es prácticamente la única forma de entrar al Louvre, aunque también se puede intentar en el propio museo si quedan franjas horarias libres. Al 24 de junio, el último dato proporcionado, había 12 mil reservas, principalmente en julio.

Los visitantes tendrán que llevar mascarilla, no habrá consignas ni bar, y los recorridos estarán marcados con flechas y sin retorno posible.

Ante La Gioconda, uno de los iconos del museo parisino, donde solía haber concentraciones de gente para tomarse fotos, ahora habrá círculos señalizados en el piso de distanciamiento para evitar multitudes. El museo ofrece también visitas «minidescubrimiento» gratuitas y sin reserva previa, así como visitas guiadas para los jóvenes.

En los más de tres meses de cierre, los equipos de comunicación desarrollaron el museo virtual en internet, con numerosas películas, podcast y juegos que fueron muy visitados. Se espera que esta frecuentación virtual se traslade a las salas, especialmente los más jóvenes.

El museo trabaja con el ministerio de Cultura en un «plan de transformación», indicó Jean-Luc Martínez. «Tenemos que estar preparados para 2023-2024 con motivo de los Juegos Olímpicos. El desafío para 2024 es abrir más horas, más salas«, dijo.

icc



Cortesia Milenio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here