Los enfrentamientos en la frontera entre las exrepúblicas soviéticas de Armenia y Azerbaiyán, en el Cáucaso, mantienen su intensidad a pesar de los llamamientos internacionales a la calma de, entre otros, la Unión Europea. Al menos nueve militares, siete en el lado de Azerbaiyán y dos en el de Armenia, además de un civil azerí, fallecieron este martes.

El total de víctimas desde el domingo, cuando comenzó este último estallido de violencia en un conflicto que dura ya 30 años, asciende a 14. Según el Gobierno de Bakú, entre sus muertos hay un general.


La enemistad dura ya 30 años y gira, sobre todo, en torno al “conflicto congelado” de Nagorno-Karabaj




La enemistad entre estos dos países vecinos dura ya 30 años y gira, sobre todo, en torno a Nagorno-Karabaj (también llamado Alto Karabaj). Esta región, de mayoría armenia pero enclavada en Azerbaiyán, reclamó su unión a Armenia y luego su independencia durante los últimos años de la URSS.

En 1992 estalló una guerra. Tras dos años, Azerbaiyán perdió el control sobre Nagorno-Karabaj y este se convirtió en uno de los “conflictos congelados” del espacio exsoviético, que estalla periódicamente.


Rusia, EE.UU. y Europa condenan la violencia y llaman a la moderación

Los enfrentamientos de esta semana son los más graves desde 2016, cuando cuatro días de lucha provocaron cientos de bajas. Como siempre, los gobiernos de ambos países se acusan mutuamente de encender la chispa de la violencia.

La portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia, Shushan Stepanián, acusó el lunes a Azerbaiyán de iniciar los enfrentamientos actuales cuando sus soldados intentaron cruzar la frontera. Este martes aseguró que el gobierno enemigo de Bakú había lanzado un ataque con drones sobre una zona civil en la ciudad de Berd, en la provincia de Tavush.


El Kremlin, dispuesto a hacer de mediador

Según la versión de Azerbaiyán, fueron los armenios los que iniciaron los ataques el domingo para ocupar posiciones cerca de la ciudad azerí de Tovuz.

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán informó que entre sus bajas se cuenta el comandante general Polad Hashímov.



Desde que acabó la guerra de Nagorno-Karabaj en 1994, el Grupo de Minsk de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) intenta mediar para solucionar este conflicto, uno de los llamados “conflictos congelados” del espacio postsoviético.


Turquía ofrece apoyo incondicional a Azerbaiyán contra la “política de agresión” de Armenia

Tanto Estados Unidos como Rusia, copresidentes junto con Francia de este grupo, han hecho un llamamiento la moderación y han condenado la violencia. La Unión Europea se ha pronunciado de similar manera y ha pedido conversaciones directas o utilizando la mediación del grupo.

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, mantuvo el lunes contactos telefónicos con ambas partes para pedirles un alto el fuego. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, manifestó su “profunda preocupación” y la disposición de Rusia a hacer de mediador.

Turquía, que mantiene lazos étnicos y culturales muy fuertes con Azerbaiyán, ha mostrado su total apoyo al Gobierno de Bakú. “Condenamos enérgicamente los ataques de Armenia en la región de Tovuz de Azerbaiyán”, dijo el martes el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, citado por la agencia Anadolu. “Continuaremos brindando toda la ayuda y apoyo posibles a las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán contra Armenia, que ha estado siguiendo una política de agresión durante muchos años, ocupando ilegalmente la tierra de Azerbaiyán”, añadió.



Cortesia de La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here