A causa de una insuficiencia cardiaca, Javier Arévalo murió ayer en su natal Guadalajara, Jalisco, cuyo deceso deja un vacío en el arte contemporáneo que llevó a distintos países como Estados Unidos y Japón.

La noticia del fallecimiento del pintor mexicano, la dio a conocer el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal) que destacó que su obra es un importante referente en el panorama de la plástica mexicana actual.

Arévalo nació el 29 de abril de 1937 en Guadalajara, formó parte del Salón de la Plástica Mexicana; expuso en el Museo de Arte Moderno y en 1990 presentó una retrospectiva de su trabajo en el Palacio de Bellas Artes.

Desde pequeño, Javier Arévalo manifestó sus dotes para la pintura y la caligrafía. Su obra se ha expuesto en América Latina y Estados Unidos, Rusia, Canadá y Francia, quien además fue nombrado director de la sección de Bellas Artes de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Morelia, en Michoacán.

En 1957 con su ingreso a la Escuela de Artes y Letras de Guadalajara, el tapatío comenzó su trayectoria en el arte en su estado y tres años más tarde se mudó a la Ciudad de México para ingresar a la Escuela Nacional de Artes Plásticas de San Carlos. En este año participa en la Bienal de Grabado en Córdoba, Argentina. Al año siguiente ganó una mención honorífica en el Primer Festival Pictórico de Acapulco.

Entre sus exposiciones individuales destacan: Yo, el pintor en el Museo de Arte Moderno (Ciudad de México 1970) y El México Mágico de Arévalo en el Américas Gallery de Nueva York en 1993, entre muchas más.




Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here