En el marco de las capacitaciones que adelanta el Ministerio de Vivienda a los nuevos mandatarios en el noroccidente del país, el jefe de la cartera Jonathan Malagón, afirmó que hay una crisis en el manejo de agua residuales que debe subsanarse.

“Nos preocupamos durante muchos años por los tubos del alcantarillado, pero no de cómo esas aguas negras se devolvieron a las cuencas y por lo tanto el 60% de las aguas residuales están llegando a los ríos sin tratamiento. Esta región tiene una crisis en ese manejo”, lamentó Malagón.

Para ello, pidió a los entes territoriales que prioricen la construcción de acueductos para la parte rural.

“Aunque los indicadores de cobertura de agua son buenos en las cabeceras municipales, son muy malos en los corregimientos. En sus municipios la zona rural representa el 50% del territorio, el doble del promedio colombiano”, afirmó el funcionario.

Durante el evento, se firmó el acta de inicio de dos proyectos para los municipios de Valencia, Córdoba y San Marcos, Sucre, que contará con una inversión de la Nación por $1.975 millones $3.315 millones respectivamente.




Source link