Militares coordinarán con la Policía para frenar el vandalismo en el país

APG

El comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia, Williams Kaliman, anunció este lunes que los militares realizarán «operaciones conjuntas» con la Policía Boliviana para frenar el vandalismo desatado en el país en los últimos días.

Kaliman hizo el anuncio junto a varios jefes militares,
explicando que las Fuerzas Armadas recibieron una carta «con el parte de
que nuestra Policía boliviana ha sido rebasada».

«En cumplimiento a la misión constitucional, el mando
militar ha dispuesto que las Fuerzas Armadas ejecuten operaciones conjuntas con
la Policía Boliviana para evitar sangre y luto a la familia boliviana,
empleando en forma proporcional la fuerza contra los actos de grupos vandálicos
que causan terror en la población», dijo.

El jefe militar sostuvo que «nunca las Fuerzas Armadas
abrirán fuego» contra la población y reiteró su llamado «a la cordura
y la paz de nuestra amada Bolivia».

Kaliman respondió de esta forma a la Policía Boliviana que
pidió que intervengan las Fuerzas Armadas en las calles al advertir de la
situación «insostenible» en el país y al verse «rebasada»
para poder contener la violencia.

Más temprano, el comandante departamental de la Policía
Boliviana en La Paz, Antonio Barrenechea, manifestó que los policías llevan 21
días movilizados por la crisis que atraviesa el país desde las elecciones del
20 de octubre, pero «no es posible» contener la situación por más
tiempo.

Barrenechea pidió la intervención militar para que
«conforme la ley manda, pueda restituirse la paz y la tranquilidad».

«No me quiero llevar muertos al hombro», exclamó
ante una situación «insostenible» por los episodios de violencia en
el país.

El mando policial denunció que hay gente que está movilizada
y «tienen otras intenciones, están munidos con armas de fuego, con
intención de matar y no lo podemos permitir».

La situación en Bolivia se ha ido agravando desde que este
pasado domingo Evo Morales anunció su renuncia a la Presidencia, con una ola de
saqueos, incendios y otros disturbios en buena parte del país.

Las principales ciudades permanecen esta noche hora local
prácticamente desiertas, después de que durante el día en algunas como La Paz y
El Alto se registraran nuevos episodios de violencia.

En El Alto, grupos enardecidos incendiaron unidades
policiales, mientras que en La Paz algunos barrios del sur y las periferias han
sido atacados por turbas, como ya ocurrió la noche del domingo, y ya se
escuchan pasar aviones militares.

La incertidumbre ante el avance de los violentos hizo que en
otras zonas paceñas los vecinos se organicen armando barricadas en las esquinas
y protegiendo los accesos a casas y edificios.

Antes del anuncio de las Fuerzas Armadas, la senadora
opositora Jeanine Añez, difundió un video en el que rogó a los militares
«que cumplan con su labor» porque los bolivianos «no queremos
derramamiento de sangre».

Como segunda vicepresidenta del Senado, Áñez se ha postulado
para asumir interinamente la jefatura de Estado hasta la celebración de nuevas
elecciones, que se podrían demorar hasta tres meses El expresidente Carlos Mesa, el principal
contrincante de Morales en las elecciones, destacó el que la Policía y las
Fuerzas Armadas decidieran «unir su esfuerzo» para garantizar
«el orden y la tranquilidad del pueblo boliviano», en el camino hacia
la pacificación y una «solución constitucional» para el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *