«Se pone la cuarta parte de lo que ponen los países de América Latina», dijo Ferreri; Martínez señaló que las cifras de Uruguay responden a un 0,7%, contra un 2,7 de Latinoamérica.

Dirigentes del Frente Amplio remarcan la poca presencia del Estado para mitigar la crisis económica y social generada a causa del coronavirus. «Se pone la cuarta parte de lo que ponen los países de América Latina», dijo Pablo Ferreri, mientras que Daniel Martínez señaló a LA REPÚBLICA que «la poca presencia del Estado la está compensando la solidaridad humana en las ollas».

Desde que el país entró en emergencia sanitaria, la oposición comenzó a generar un plan de contingencia para mitigar la crisis social y económica a causa del coronavirus. Entre las propuestas realizadas, la más significativa respondía a una renta de emergencia para trabajadores informales, la cual no se tuvo en cuenta. Del 13 de marzo a la fecha el Frente Amplio ha destacado algunas de las medidas llevadas a cabo por el gobierno, pero, a sabiendas del coletazo que traerá la crisis, señalan que las mismas son insuficientes y la presencia del Estado, pobre.

Daniel Martínez señaló a LA REPÚBLICA que en su recorrida por los barrios (como consecuencia de su campaña a la IM), nota «preocupación» en las personas. «Uno empieza a ver situaciones dramáticas de gente, con hechos que golpean el alma», añadió. «Lamentablemente creo que hay números que están reflejando lo que uno ve: en América Latina el esfuerzo para la contención social, para la generación de trabajo, es un 2,7% en promedio y en Uruguay ha sido un 0,7%», aseguró. «La poca presencia del Estado la está compensando la solidaridad humana en las ollas. Está faltando», afirmó.

Indicó que si bien destaca alguna medida que se tomó, «no alcanza. Créeme, no alcanza. Y lamentablemente creo que esto se va a ir agudizando. Creo que hay que seguir insistiendo en una necesidad de presencia y respaldo más importante del Estado, y ni que hablar después que la solidaridad siga compensando, para poder darle, al menos, dignidad básica a mucha gente», sentenció.

Pablo Ferreri, entrevistado por República Radio, dijo que «hay algunas decisiones que deberían ir en la línea contraria a las que se han tomado, por ejemplo las que tienen que ver con las ayudas sociales y económicas a aquellos más necesitados, para atender el entramado social, pero también para que se dinamice la economía».

En esa línea apuntó a la ayuda «que se da a los trabajadores informales, que es de 1.200 pesos por mes, una cifra que claramente no alcanza para nada y que debería ser aumentada». De esta forma, indicó, «se logra mantener a esas familias, pero además que estas familias hagan circular dinero en el mercado interno».

Para el exsubsecretario «las ayudas sociales tienen que ser más potentes, a esta altura parece claro que el gobierno tiene una actitud mucho más restrictiva».

«Uruguay está poniendo la cuarta parte del promedio de lo que ponen los países de América Latina», explicó Ferreri, y argumentó que «es bueno tener la legitimidad de decir: ‘planteamos un camino diferente’, es nuestra responsabilidad advertir lo que puede pasar».

Mario Bergara, senador de la República, también ha opinado respecto a las acciones que el gobierno ha llevado adelante. Desde el inicio de la pandemia ha demostrado tener una postura mesurada, resaltando en varias ocasiones lo bien direccionado de las medidas; el «gobierno las ha tomado», como también ha sido crítico a la hora de cuestionar propuestas de los diputados respecto a suspender los despidos. «Compartía la inquietud de tratar de evitar que hubiera despidos, pero no compartía tal como estaba planteado», comentó.

Sobre lo realizado por las autoridades nacionales, «el gobierno ha sido muy tacaño», comentó. «La ayuda que ha dado a las familias es muy menor a un salario mínimo y llegó a menos de cien mil familias. Nosotros decimos que hay que llegar a 300.000 familias» que se quedaron sin ingresos fijos, manifestó.

Cortesia de La Republica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here