El choque entre el Gobierno y el Congreso sobre la reforma política no deja de ser patético por la circunstancia trágica para el país en la que ocurre, y su previsible endurecimiento solo contribuirá a deteriorar la perspectiva de salida de una crisis que perjudica, principalmente, a los más pobres.

La tragedia consiste en que los peruanos ya salieron de sus casas a ganarse el sustento, cuando la pandemia –si bien hay señales de que crece a menor velocidad que antes– sigue matando personas, con un saldo actual de alrededor de 35 mil fallecidos, mientras la economía está en ruinas, con una proyección de caída para 2020 de 14% en el escenario optimista, lo que significa que la pobreza aumentará en unos diez puntos porcentuales este año, y que habrá un desempleo descomunal que solo en Lima llega ya a la mitad de los empleos que habían antes de la crisis.

El país puede y debe recuperarse, pero la cuesta será más empinada si los poderes ejecutivo y legislativo se enfrascan –como ahora– en un pleito inacabable que va a ser difícil de resolver, y que ya alcanza un cariz personal. El presidente del congreso, Manuel Merino, acusa que lo han perseguido señalando negocios de su familia, y al presidente Martín Vizcarra ahora le están haciendo lo mismo.

El motivo del pleito actual es la reforma política, con un congreso que ha demostrado que esto no le interesa; y cuando el presidente Vizcarra lo enfrenta por este asunto, el parlamento responde legislando con venganza.

El resumen de esa actitud quedó registrado en el comentario de un congresista aún no identificado cuando explicaba el sentido del voto: “Hasta a Vizcarra le han quitado la inmunidad. Ya se cagó ese csm”.

Este congreso no está a la altura del momento. Por el lado político, es tan lamentable como el anterior y, seguramente, como el próximo, el cual se elegirá con las mismas reglas porque aquí no habrá reforma. Por el lado económico, es un coche bomba para la reactivación a la que solo petardea. El gobierno, por su parte, no ha podido labrar una relación mínimamente positiva con un parlamento patético.

El mayor deterioro de la relación entre el gobierno y el congreso hará que esto, que ya va mal, se ponga peor.

Newsletter Augusto Álvarez Rodrich en LR

Suscríbete aquí al boletín de Augusto Álvarez Rodrich en La República y recibe en tu correo electrónico, todos los viernes, las ediciones de su programa “Claro y directo” y su columna diaria.

Cortesia de La Republica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here