La cabellera puede ser receptora de descargas de energía negativa y verse afectada en su brillo y sedosidad

El mal de ojo es una energía negativa que se transmite a través de la mirada de manera voluntaria o involuntariamente. El cabello puede ser receptor de todas esas malas vibras debido a que es como la carta de presentación de nuestra persona.

Si sueles tener una abundante cabellera, sedosa y radiante, pero de pronto comienza a lucir quebradizo, deteriorado, perdió su brillo y se te cae más de lo habitual, probablemente haya recibido una descarga de envidia.

El cabello funciona como protector natural de nuestra cabeza y así lo hace también con nuestra mente y energía que se ubica en la parte superior del cuerpo. Así que es más común de lo que piensas que reciba todas esas malas energías que abundan en tu entorno, pero con este remedio casero, puedes purificarlo de las vibras pesadas.

El mal de ojo puede dañar tu cabello. Foto: Pixabay

Remedio para el mal de ojo en el cabello

Necesitarás pétalos rosas, hojas de ruda, un ramito pequeño de perejil, claveles blancos y rojos. Agrega todos los ingredientes en una olla con agua y deja que hierva. Permite que la preparación repose y cuando se enfríe un poco, cuela el agua. Cuando te duches, usa tu shampoo habitual y al final, lávate el cabello con la infusión que preparaste.

Y complementa el ritual con esta plegaria:

“Santísimo Señor que vives en el firmamento; estas sencillas palabras las dirijo hacia a ti con el fin de pedir tu intervención en este problema que me perjudica tanto física, como mentalmente. En estos momentos mi cuerpo siente los embates de ese mal, que se ha centrado en causar estragos en mi cabello con el fin de perjudicarme. Cada día siento como, poco a poco, el mal de ojo se apodera de mi vida y es la razón por la que hoy recurro a ti, ya que tú todo lo puedes. Te ruego no me abandones en estas horas en donde más te necesito. ¡Aleja ese mal de ojo de mi cuerpo Padre Santo, pues en mí solo debe habitar el bien! ¡Aparta la envidia que me profesa mi enemigo, Y no permitas que vuelva a morar en parte alguna de mí! Elevo esta plegaria humilde al cielo con la esperanza de corazón, para que sea acogida en el seno de tu pecho. Amén”.

Realiza este procedimiento por una semana y comenzarás a notar que tu cabello volverá a tener su brillo habitual.

Te puede interesar:



Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here