Antes de que un nuevo foco de coronavirus apareciera en Treinta y Tres, Uruguay veía una tendencia positiva en los reportes diarios del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae): apenas cada tres días aparecía un nuevo infectado. Los cálculos hacían pensar que ya para esta semana, si la racha continuaba, iban a quedar menos de diez casos activos. Pero la pandemia, una vez más, rompió los esquemas. Hasta este lunes los olimareños registraban 63 enfermos de covid-19 y, aunque en menor escala, siguen apareciendo infectados en otros departamentos del país.

Este lunes se diagnosticaron tres nuevos casos de coronavirus y todos corresponden al brote del virus en Treinta y Tres. Según los datos del Sinae, desde el domingo 21 –cuando se detectaron 17 casos en Treinta y Tres– hasta este lunes, se encontraron 15 nuevos infectados de coronavirus en otros departamentos. Ese mismo domingo, cuando todas las miradas estaban puestas en el nuevo brote, aparecieron cuatro casos en Montevideo y dos en Canelones. Al martes siguiente, apareció otro en Montevideo. Y para ese jueves, además de un nuevo caso en la capital, se detectó otro en Canelones. El viernes 26 de junio, Montevideo sumó tres infectados nuevos y Canelones uno. Este domingo, en tanto, además de un nuevo diagnosticado capitalino se sumó otro caso en Paysandú.

¿Pero de dónde surgieron estos casos? Según explicaron a El Observador desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) todos estos contagios se dieron o por contactos entre familiares o son personas que llegaron del exterior mediante un vuelo humanitario y están realizando la debida cuarentena en sus hogares. Lo que no se ha visto en estos últimos casos es una circulación comunitaria del virus, como sí se había registrado semanas después de que el gobierno decretara la emergencia sanitaria.

«En este momento todos (los casos) tiene un nexo epidemiológico, son por contacto. La circulación comunitaria del virus ha bajado», había adelantado semanas atrás el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas.

Una sospecha primaria llevó a que las autoridades pensaran que el brote de Treinta y Tres también hubiera generado contagios en Montevideo porque una de las primeras infectadas en el departamento del este estuvo en una reunión en la capital. Pero lo cierto es que, en ese encuentro, se acataron todas las medidas sanitarias de prevención y los tests de los ocho participantes de la reunión dieron negativo.

El caso de Paysandú detectado este domingo, por ejemplo, se trata de una sanducera que viajó desde Estados Unidos a Uruguay por «motivos familiares y personales», según dijo en conferencia de prensa el director departamental de Salud del departamento, Carlos Leoni. Pero las autoridades no esperan que ese caso haya generado más contagios porque la mujer cumplió con todos los protocolos.

Desde Montevideo a su ciudad siempre estuvo con tapabocas y viajó en un auto particular. Llegó a su casa, sola, y cumplió allí la cuarentena. Pasados los días, comenzó a tener síntomas, realizó una consulta telefónica con su médico y se le ordenó el hisopado que dio positivo.

Sin embargo, según dijeron fuentes del MSP a El Observador, no serán hisopadas las personas que viajaron junto a la mujer en el avión. Desde la cartera no lo entienden necesario porque esas personas ya entran en una cuarentena obligatoria desde que ingresan a Uruguay.

Actualmente, son 83 las personas que están cursando la enfermedad, y dos de ellas se encuentran en cuidados intensivos. Al día de hoy, los casos activos se dividen entre ocho departamentos: Canelones (7), Montevideo (9), Paysandú (1), Salto (1), San José (1), Tacuarembó (1) y Treinta y Tres (63).



Cortesia de El Observador

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here