El modelo de reparto de las plataformas suma nuevos detractores. Primero fueron los repartidores reclamando su condición como asalariados y ahora son los restaurantes quienes empiezan a mostrar su malestar por las “comisiones
abusivas” que les cobran por el reparto de comida a domicilio.

“Empresas como Glovo, Deliveroo, Just Eat o Uber Eats llegan a quedarse entre el 25 y 35% del precio final de cada pedido. En algunos casos, la comisión puede subir hasta el 40%. Son tasas demasiado elevadas para los restaurantes. El reparto no nos sale a cuenta”, lamenta Sergio de Eusebio, socio de la cadena madrileña Beer and Food, propietaria de franquicias como Tommy Mel’s, Carl’s Jr o La Chelinda. Junto a un grupo de pequeñas y medianas cadenas de toda España ha formado una comisión para poner fin a la situación. De momento, son 18 compañías que agrupan a unos 600 restaurantes en total. Su objetivo es constituir una mesa de negociación con las cuatro grandes plataformas que operan en España.




Glovo, Deliveroo, Uber Eats o Just Eat pueden “llegar a cobrar hasta un 40% por el reparto”

“Nuestro propuesta es rebajar las comisiones y elaborar un código de buenas prácticas que replantee el modelo. Las plataformas tampoco generan beneficios con el sistema actual. Creemos que los costes tienen que repartirse mejor. Las apps deben asumir una parte pero los clientes también. El reparto a domicilio no les puede salir prácticamente gratis. Hemos malacostumbrado al consumidor”, opina Sergi Zacariadis, fundador de la cadena barcelonesa Freshperts, propietaria de marcas como Sushifresh, Rain Bowls o Taco Taco.

El sector considera necesario un replanteamiento del sistema en estos momentos porque la pandemia ha aumentado con creces la cifra de pedidos a domicilio. “Antes de la Covid-19, el delivery representaba el 10% del negocio ahora llega al 50%”, asegura el propietario de Beer and Food. En el medio plazo, cuando acabe el periodo de excepcionalidad, considera que el porcentaje irá a la baja pero que será superior a la situación previa a la pandemia.



Ahora no podemos tolerar estas tasas, nos ahogamos”



“Antes aguantábamos así porque el reparto a domicilio no era una parte significativa del negocio. Ahora no podemos tolerar estas tasas. Nos ahogamos”, lamenta.

La iniciativa nació hace apenas unos días entre distintos miembros de la Asociación de Marcas de Restauración pero la comisión se ha constituido de forma totalmente independiente a la patronal porque no hay consenso entre sus miembros. “Buscamos sumar el máximo de empresas pero nos estamos encontrando con la negativa de grandes cadenas de comida rápida, como McDonald’s, Burger King o KFC”. Según de Eusebio, las grandes multinacionales no comparten la reivindicación porque operan con comisiones más bajas. “Como generan muchos pedidos tienen más poder para negociar las tarifas a la baja. Por eso no les interesa cambiar de modelo”.



Fuentes de distintas plataformas aseguraron ayer a este diario que están en constante contacto con todos los restaurantes y que procuran atender a sus necesidades. En el caso de Glovo, por ejemplo, aseguran haber reducido un 20% la comisión media durante el periodo de pandemia.

De momento, el grupo de presión no se plantea ir más allá y exigir al regulador un límite legal como ya ha sucedido en distintas ciudades de Estados Unidos donde el delivery está mucho más extendido. Por ejemplo, en el caso de Nueva York, el Ayuntamiento acaba de fijar una comisión máxima del 15%.



Cortesia de La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here