Los motines policiales se extienden en el país

APG

Los motines policiales se extendieron a Sucre, Potosí, Tarija, Beni y Santa Cruz, después de que un primer grupo de policías se amotinara en la ciudad de Cochabamba.

Un portavoz policial, sin identificar, comunicó en Sucre que unidades en la región se sumaban al motín que horas antes se había iniciado en Cochabamba.

Una multitud gritaba «policía amigo, el pueblo está contigo», en el exterior del cuartel donde los policías de amotinaban en Sucre.

Una sargento de la Policía Boliviana, Cecilia Calani, declaró en esa ciudad que el motín tiene por objetivo defender la «ética como institución, a nosotros no pueden comprarnos, nuestra unidad no tiene precio».

La oficial instó a los «hermanos» de las Fuerzas Armadas a no reprimir estos motines, en una declaración en vivo en varias televisiones bolivianas, y pidió al presidente Evo Morales que dialogue con la oposición y movimientos cívicos.

Horas antes policías de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) en Cochabamba se subieron a la azotea de una comisaría de la ciudad cantando el himno nacional con banderas bolivianas.

Un delegado policial, con el rostro cubierto, salió al exterior para declarar que su intención es «hacer notar a toda la opinión pública, no es esto un grupo, es toda la guarnición de Cochabamba, estamos en repudio de este Gobierno que no nos hace caso en catorce años».

«No nos hace caso. Esto no es un pequeño grupo, es toda la guarnición policial, de momento eso les puedo informar. Muchas gracias», dijo en una breve declaración.

El Gobierno dice que no tiene previsto movilizar a los militares

El Gobierno aseguró este viernes que no tiene previsto movilizar a las Fuerzas Armadas, tras los motines de la Policía en varias partes del país contra el Ejecutivo de Evo Morales.

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, declaró en La Paz que el presidente Evo Morales, que constitucionalmente es el capitán general de las Fuerzas Armadas, dio orden para que los militares no salgan a las calles.

«Ningún militar saldrá a las calles de ninguna ciudad del país», aseveró Zavaleta.

La autoridad aseguró que hubo un motín policial en la ciudad de Cochabamba y calificó de «rumores» otras sublevaciones en el resto del país.

Zavaleta confió en que el comandante general de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, haga «reflexionar» a los uniformados que se amotinaron.

El titular de Defensa pidió calma para «no generar caos» en el país, porque «no se va a hacer ninguna operación militar en estos momentos».

Grupos de ciudadanos se concentran frente a comisarías y cuarteles militares en diversas regiones, para pedir a los uniformados que estén al lado del pueblo.

El líder cívico Luis Fernando Camacho, a través de Twitter, instó a los militares a «apoyar la demanda de la ciudadanía movilizada».

Camacho se ha erigido en el principal opositor de Evo Morales, al que exige que renuncie por un supuesto fraude electoral a su favor en las elecciones del pasado 20 de octubre.

Portavoces policiales en Cochabamba, Santa Cruz y Sucre, la capital constitucional de Bolivia, aseguraron que se habían sublevado en protesta contra el Gobierno.

Esta situación se produce en medio de la crisis política y social que atraviesa Bolivia desde las elecciones.

Morales ha llamado en los últimos días a sus seguidores a defender el triunfo que le dio el órgano electoral, calificando de intento de golpe de Estado las denuncias de fraude desde la oposición y movimientos cívicos.

Los detractores del mandatario, que lleva casi catorce años en el poder, exigen la renuncia de Morales, la anulación de las elecciones y la convocatoria de una nueva cita con las urnas.

Al menos tres personas murieron en enfrentamientos entre afines y contrarios al presidente en disturbios desde el día después de los comicios, en los que hubo 383 heridos según la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *