Los centros escolares podrán programar modelos híbridos que combinen educación a distancia y presencial de hasta el 50% del horario escolar. En las instrucciones del nuevo curso escolar 2020-2021 que los directores de centro recibieron anoche se indica que si no es posible garantizar la presencialidad de todo el alumnado del centro,“se podría plantear, de forma excepcional”, modelos que combinen la formación en el centro y a distancia. “En estos casos, el porcentaje de presencialidad no puede ser inferior al 50%”, indica el documento que añade que puede organizarse “con franjas horarias reducidas o días alternos”.

Las instrucciones advierten a los directores que el tiempo del trabajo presencial y telemático no puede superar la dedicación lectiva de alumnos y docentes “establecida normativamente”.



Hasta el momento, el Departament d’Educació había informado sobre el inicio de curso de la etapa obligatoria, que será presencial para todos los cursos y se realizará mediante grupos estables de alumnos que pueden formarse hasta con 30 alumnos. Pero no había desvelado la organización en otras etapas, como la postobligatoria, o la educación especial, para la que se esperaban instrucciones específicas de Salud.

En cuanto a la educación obligatoria, los grupos serán estables durante el trimestre o todo un curso. Podrán estar formados por alumnos de un mismo ciclo, por cursos continuos o por diferentes edades “como sucede en las escuelas rurales”, en las que, debido a la escasez de alumnos, se agrupan estudiantes de diferente edad en una misma aula. “Se organizarán –continúa el texto– con criterios de equidad e inclusión”, y “en ningún caso” se podrán establecer agrupaciones homogéneas “por niveles de aprendizaje o por alumnado con necesidades de apoyo educativo”.

El equipo docente que acompaña a estos grupos de convivencia estables, que no necesitarán llevar mascarilla ni distanciarse el metro y medio dentro del aula, “deberá ser estable” y estará formado preferentemente por un máximo de 2 maestros en primaria y 5 en secundaria (distribuidos por ámbitos de conocimiento).

El documento también especifica que se incrementarán los recursos de profesorado y de personal de apoyo para afrontar la nueva realidad, “por si es necesario” crear nuevos grupos clase. La concreción del nuevo plan se conocerá en “la primera quincena de julio”. Educación está encontrando obstáculos en las negociaciones con las organizaciones sindicales sobre la vuelta a la escuela. Se compromete a cubrir las sustituciones desde el primer día de la baja del profesorado.



Las escuelas de primaria públicas deben argumentar el mantenimiento de la sexta hora
(Jesús Hellín / EP)

En cambio, insta a los centros públicos a presentar una solicitud antes del 15 de julio para impartir la sexta hora. y el Departament valorará la continuidad de esta medida en el curso 2020.2021. La sexta hora lectiva se suprimió en las escuelas de primaria en la época de recortes económicos asumidos por el Govern de Artur Mas. El recorte de horario fue una concesión a los sindicatos por los recortes salariales. En algunos centros de alta complejidad, no obstante, se mantuvo esta hora como refuerzo educativo para beneficiar a los alumnos más desfavorecidos.Esta hora de más suma unas 175 horas lectivas a lo largo de primaria, es decir, el equivalente a un curso escolar desde el inicio de la primaria.

La escuela concertada y asociaciones de familias de centros públicos mantuvieron esta hora recortada a costa de un pago extraordinario. Los sindicatos son reticentes a la recuperación de esta sexta hora y alegan que no es un tiempo educativo de calidad sino que sirve solo de acogida de niños.



En todo caso, los sindicatos ven insuficiente la dotación de 5.000 docentes más anunciada el lunes por el vicepresidente del Govern. Pere Aragonès. Consideran que las escuelas van a necesitar más de docente y medio por centro. Ustec-Stes había estimado 44.500 profesores. Para la FeSP-UGT de Catalunya es inaceptable el aumento de plantilla propuesto porque ni siquiera se recupera los niveles de contratación de años anteriores. También está en desacuerdo con las medidas de seguridad para proteger la salud de los trabajadores y alumnos en los centros porque son “prácticamente imposibles de cumplir”.

El documento admite la enorme diferencia entre la educación a distancia recibida por unos alumnos durante el confinamiento y las experiencias “empobrecidas” de otros. “Este es el coste social del cierre de escuelas que ha condicionado injustamente el futuro de un porcentaje de alumnos” y apela a la acción compensadora de la educación. Por ello espera de los centros una “acción educativa de calidad y equidad”, con medidas con estrategias educativas para todos los alumnos y medidas extraordinarias para los más desfavorecidos.

El conseller d’Educació, Josep Bargalló, presentó el pasado lunes la programación del nuevo curso, junto al vicepresidente del Govern Pere Aragonès y la consellera de Salut, Alba Vergés. En la rueda de prensa el responsable del Departament anunció que enviaría las instrucciones del nuevo curso, las recomendaciones de prevención e higiene pactadas con Salud y las dotaciones de profesorado para el, nuevo curso. Con estros documentos, los directores deberán elaborar la programación del curso y entregarla antes del 23 de julio.



Cortesia de La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here