El subsecretario General de Educación Superior de la Senescyt, Aldo Maino, afirma que dentro del proyecto de ley económica del Gobierno hay reformas a la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) porque la educación es importante para le economía del país. Explica que apuntan a dinamizar las carreras en línea, y descarta el retorno de las “universidades de garaje”, como el Consejo de Educación Superior (CES) teme. Maino asegura que el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Caces) ejercerá el control.

¿Por qué incluir reformas educativas en un proyecto económico?

La educación es parte de la economía de un país y es un aporte importantísimo a su producción. Lo que se busca es dinamizar eso para que las universidades tengan algo más de flexibilidad –responsable y controlada– para aportar a la producción del Ecuador.

¿Por qué no hacerlo vía una reforma específica?

Hay temas puntuales que requieren un trato especial.

¿Se aprovechó que el texto del Ejecutivo es urgente y que si no es aprobado en un plazo determinado entraría por el ministerio de la ley?

No, esto tiene una injerencia en el corto y mediano plazo para la economía del país.

Se reforman tres artículos de la LOES para que las universidades puedan tomar ciertas decisiones con un control posterior por parte del Caces. ¿Por qué el control no es antes?

Se busca agilitar el proceso de lanzamiento de nuevas carreras. Pero hay una dosis de responsabilidad importante: si la U. incumple el proyecto, la carrera será cerrada.

¿Qué pasará con los alumnos que opten por estudiar en línea y luego, cuando el Caces realice el control, determine la suspensión de la carrera?

De darse el caso, el texto contempla resarcir económicamente a los estudiantes.

¿Por qué las reformas apuntan a la educación en línea?

En Ecuador estamos muy atrasados en el tema; lo que se busca es dinamizar los procesos de aprobación de este tipo de carreras para que puedan generarse más cupos. Hoy en día se nos quedan muchos estudiantes fuera del sistema educativo. Se busca priorizar las modalidades en línea para que exista una mejora en el número de estudiantes y de cupos.

¿Cuánto podrían aumentar los cupos?

Ofrecemos 10 000 cupos, la idea es llegar a 32 000 o más.

¿Por qué se excluyó al CES del proceso de elaboración de estas reformas?

La ley (económica) es urgente, y por eso tiene componentes que no pueden compartirse con todos porque requieren de acciones inmediatas.

Al CES le preocupa que con estas reformas el país vuelva a tener las llamadas “universidades de garaje” que hubo en el pasado.

Me parece terrible hablar con esos términos que lo único que causan es terror. Eso de las universidades de garaje ya no pasa en Ecuador. Tenemos un sistema muy sólido. Es equivocado decir que aquí va a haber un libertinaje. Las universidades dentro de su autonomía responsable deberán responder. Hay controles, no es que hay un descontrol. (I)